En el marco de la discusión del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, un juez ha admitido una demanda de amparo interpuesta por el FPDT para impedir que se continúe con la venta de hectáreas ejidales de San Salvador Atenco (recordemos que algunas se van a necesitar para que continúe el proyecto del Aeropuerto.

José Manuel Torres Ángel, el juez décimo segundo de distrito con sede en Nezahualcóyotl, admitió la demanda de amparo que impusieron los miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de San Salvador Atenco, en la que demandan que se restituya la medida cautelar en el Tribunal Unitario Agrario para impedir que se continúe con los trámites de titulación y la venta de las más de mil hectáreas del núcleo ejidal de Atenco.

El abogado del Frente Popular, Ricardo Arturo Lagunes Gasca, señaló que el juez fijó el 15 de octubre como fecha constitucional para que se lleve a cabo la audiencia sobre la demanda de amparo:

«Le estamos pidiendo al juez de que se conceda el amparo para que se restituya esta medida cautelar porque es necesaria para preservar la materia del juicio agrario, 400/2014 porque de continuar con la tramitación de esa acta de asamblea, las ventas se van entrar en curso y va ser legalmente difícil impedirlas y lo que queremos es que no se realice éstas transacciones hasta que se resuelva el juicio agrario y se determine si esa acta de asamblea es válida o no desde el punto de vista agrario y desde el derecho internacional de los pueblos originarios»

Se está pidiendo que se anule la asamblea celebrada el pasado primero de junio del 2014, en donde se aprobó el cambio de uso de suelo de más de mil hectáreas que pasaron a ser de uso común a ser terrenos parcelados y luego de terrenos parcelados a dominio pleno con el fin de poder enajenar las tierras.

La asamblea ilegitima

Una parte de los atenquenses se enteraron a principios de junio de que la asamblea ejidal de ese pueblo, encabezada por el comisariado Andrés Ruiz Méndez de afiliación priista, cambió a «dominio pleno» casi 2 mil hectáreas de uso común, lo que permitirá convertir tierras que son hasta hora de vocación agrícola en propiedad privada susceptibles de ser compradas y vendidas.

Es el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y otros activistas sociales los que denunciaron a la asamblea ejidal de haber sido «irregular e ilegal» pues permitieron pasar a personas que eran ajenas, se las consideró ejidatarias y hasta se les dio derecho de voto. También acusan que hubo duplicidad de representantes y que se impidió la entrada a campesino opositores.

Durante unos momentos hubo un enfrentamiento entre protestantes y un grupo de 200 priistas, policías vestidos de civil y supuestos hijos de ejidatarios que portaban una camisa blanca con la leyenda:

«Atenco, paz y progreso»

Luego de la decisión, el Frente se declaró en plantón permanente en la plaza principal de Atenco y anunció que interpondrá un amparo para echar abajo la aprobación.

En el comunicado que lanzaron expresan:

«Aunque las tierras sean legalmente de los ejidatarios, a quien beneficia la zona de uso común es al pueblo en su conjunto, sean ejidatarios o no. Es todo el pueblo el que pierde»

¿Y ahora?

Ahora los «líderes ejidatarios» dicen que las tierras que están vendiendo a la federación son de uso común y por eso es legal todo lo que está pasando….es por eso que es importante este amparo, porque podrá meter a revisión la asamblea espuria que permitió todo esto.

@plumasatomicas

***Vía La Jornada