Este martes, la Juez Noveno de Distrito de Amparo en la Ciudad de México negó un amparo en contra de la orden de aprehensión girada para el principal prestanombres de Javier Duarte, Moisés Mansur Cysneiros.

Está señalado por la presunta defraudación fiscal por 2 millones 170 mil 97 pesos, la cual habría ocurrido en 2012. La jueza determinó que la orden de captura está respaldada con datos de prueba “idóneos, pertinentes y suficientes” que establecen que presuntamente Mansur sí pudo haber cometido el delito.

Todo este rollo comienza en 2012, cuando Mansur reportó al Servicio de Administración Tributaria (SAT) un total de 10 millones 578 mil 263 pesos por concepto de “ingresos acumulables”, sin embargo, Hacienda encontró que en realidad esos ingresos fueron por 17 millones 959 mil 233 pesos.

Es decir, “se le olvidó o pasó por alto” declarar más de 7 millones de pesos, situación que deriva en una defraudación fiscal por los más de 2 millones de pesos por concepto de Impuesto sobre la Renta (ISR).

La cosa es que no es de lo único de lo que está acusado, además está señalado por defraudación fiscal por más de 12 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2014. Así como por delincuencia y lavado de dinero.

En este sentido, la Procuraduría General de la República (PGR) informó que en octubre del año pasado se solicitó la extradición de Moisés Mansur por considerar que coordinó la red delictiva que coordinó la apertura de cuentas bancarias y de inversiones para poder ocultar los recursos pertenecientes al erario de Veracruz.

Los funcionarios federales afirmaban que el prestanombres había sido localizado desde el año pasado por los servicios de inteligencia en Canadá…. ¿será que también merece abundancia?