Hace dos años, Juli Briskman perdió su trabajo por hacer lo que muchos quisieran: mínimo, decirle “¡pito!” a Donald Trump… enseñarle el dedo medio, pues. Ahora, en una especie de revancha de esas que suele dar la vida, esta ciclista logró ganarse un puesto público.

El nombre de Juli Briskman no dice mucho, pero quizás muchos recuerden la imagen de una ciclista a lado de una camioneta, levantando su mano para mostrar el dedo medio. Y pues resulta que en el vehículo viajaba el presidente Trump. Ufff, de esas fotos que pueden oírse: “¡pito, pin%&/e Trump!”

Donald-Trump-frontera-NYT-cocodrilos

Foto: Getty Images.

Esa foto fue tomada y viralizada en 2017. A los pocos días, se dio a conocer que su protagonista, Juli Briskman, una mujer de 52 años, perdió su trabajo… sus jefes le dijeron que fue por violar la política de compartir imágenes con “contenido obsceno” en redes, pero era claro que fue como castigo por insultar al presidente. Y más porque esta mujer trabajaba en Akima L.L.C, una firma que supervisa a contratistas del gobierno.

Pues bueno, la autora de la “Briskman-señal” vuelve a ser noticia… y no por insultar al presidente republicano. Mejor aún: la popularidad y simpatía que ganó por su “irrespetuosa” seña contra Trump le dio el sufiente impulso para incursionar en la política.

De acuerdo con El País, Juli ganó el martes pasado una elección por un cargo público en el condado de Loudoun, en Virginia. “¿No es una dulce victoria?”, escribió Briskman en su cuenta Twitter, señalando que en el distrito en el que se desempeñará se encuentra un campo de golf propiedad de Donald Trump.

“No hay duda de que esa foto y el hecho de que me despidieron injustamente de mi trabajo impulsaron mi deseo de volverme activa políticamente, dijo Briskman en entrevista para CNN. “Soy muy activa en mi comunidad, pero definitivamente impulsó mi activismo”.

@julibriskman

Por otra parte, en The Huffington Post, la ciclista aseguró que sus vecinos aceptaron que ella represente un rechazo a la agenda de Donald Trump. “Estoy emocionada de crear un condado de Loudoun que funcione para todos “.

Según lo que adelantó al anunciar su campaña, en 2018, ahora como supervisora del distrito de Algonkian, condado de Loudoun, Juli se dedicará a buscar que haya transparencia por parte del gobierno, que las escuelas estén totalmente financiadas y que se ofrezcan opciones inteligentes para que haya crecimiento en la región. “Es tiempo de un cambio”.