Las vacaciones por Londres todavía le durarán un buen rato a Karime Macías, ya que se decidió que el juicio de extradición en su contra se comenzará hasta noviembre de este año.

Mientras tanto, la esposa de Javier Duarte tendrá que vivir un infierno… según los estándares buena onda que siempre ha manejado: yendo a firmar periódicamente a la estación de policía más cercana a su domicilio y portando un nada vistoso brazalete electrónico.

¿Y la abundancia? Fiscalía pide la intervención de Irlanda del Norte para detener a Karime Macías

Foto: Cuartoscuro

Otra medida precautoria que se le impuso a Karime Macías, en lo que espera 10 meses por su juicio, es el retiro de su pasaporte y a no acudir a aeropuertos internacionales ni comprar boletos para viajes de ningún tipo.

Recordemos que doña Karime fue detenida el pasado 29 de octubre (aunque sus abogados digan que se presento por cuenta propia), con solicitud de extradición incluida. Sin embargo, la defensa de la esposa de Javidú se movió con habilidad y logró que un juez de la Corte de Westminster le fijara una fianza de 3.6 millones de pesos para darle chance de enfrentar su proceso en libertad.

Y así es como llegamos a la audiencia de ayer, donde las autoridades le recordaron a Karime Macías que, en caso de violar alguna de sus medidas cautelares, se hará acreedora a un pase directo a esperar y pasar su proceso de extradición tras las rejas.

Al dar cuenta de la resolución, la Fiscalía General de la República (FGR) todavía se aventó la puntada de presumir que el caso Karime Macías avanza, luego de estar estancado durante la administración de Enrique Peña Nieto (utsssss, sí, van cómo pin$%&/es avanza).

Foto: web

De acuerdo con Animal Político, la orden de detención y extradición presentada por la entonces Procuraduría General de la República a nombre de la Fiscalía de Veracruz se basa en la acusación de Juan Antonio Nemi Dib, exdirector del DIF, quien señala que Karime Macías ordenó pagar 112 millones 213 mil 844 pesos a empresas fantasma.

Otras pruebas en contra de la esposa de Javidú consisten en contratos de empresas fantasmas con el DIF veracruzano en los que aparece su firma.