Kelly, Kelly, My lovely Kelly Brook

Oh, benditos los sábados en los que podemos quedarnos en casa a disfrutar de nuestra miserable existencia.

Oh, benditos los sábados en los que podemos quedarnos en casa a disfrutar de nuestra miserable existencia. O bien, si el pesimismo no nos habita en estos días de sol, podemos quedarnos en casa a disfrutar de la existencia de Kelly Brook. Sea como sea, en medio del desierto o empapada en sangre en el 14 de febrero, Kelly siempre nos arranca suspiros y nos roba sueños de los cuales nuestras madres se avergonzarían.

Los dejo con el postre del sábado, diablodeguapakellybrook.


Comenta con tu cuenta de Facebook




Top Relacionadas
:)