El sueño de muchas personas es ir a la Luna (aunque parece que algunos andan viviendo por ahí, jeje). Hace exactamente 50 años, la misión del Apolo 11 logró poner por primera vez en la historia a un hombre en ese lugar, hecho insólito que significó un paso enorme para el hombre y un adelanto enorme en la carrera espacial entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética. Después de tantos años, la misión ha cambiado y, ahora lo importante ya no es nada más llegar a la Luna, sino intentar descubrir por completo todos los misterios que hay en ella.

Es por eso que el día de hoy despegó la misión no tripulada Chandrayaan-2, directamente del Centro Espacial Satish Dhawan SHAR, en Sriharikota, India. El objetivo que tienen es aventurarse en el Polo Sur de la Luna, una de las regiones que nadie se ha atrevido a pisar dentro del satélite natural. Como diría Pink Floyd, “al lado oscuro de la Luna“.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, dijo que esta misión era única porque explorarían una parte de la Luna que nunca nadie se había atrevido a investigar:“Es único porque explorará y realizará estudios en la región del polo sur del terreno lunar que no se explora ni se muestra en ninguna misión anterior. Esta misión ofrecerá nuevos conocimientos sobre la Luna”. 

Ram Nath Kovind, el presidente de la India, dijo que todos los ciudadanos deberían sentirse orgullosos por lo que estaba logrando el país con este lanzamiento exitoso:“Felicitaciones a nuestros científicos e ingenieros por promover el programa espacial indígena de la India”. 

Hace 11 años con el Chandrayaan-1, consiguieron poner en una nave en la misma órbita de la Luna, ahora buscan llegar aún más lejos. La semana pasada estaba previsto el lanzamiento oficial hacia el satélite pero, debido a problemas técnicos, tuvieron que abortar la misión. Se espera que el Chandrayaan-2 llegue a principios de septiembre y, una vez ahí, un vehículo baje a explorar los depósitos de agua. Si todo sale bien, la India mandaría a sus primer tripulación a la Luna en 2022. 

De llegar al territorio lunar, la India se uniría a la pequeña lista de países que pueden darse el lujo de presumir que estuvieron en ese satélite. Estados Unidos, Rusia y este mismo año China, son las únicas naciones que lograron poner una nave en la superficie de la Luna.