El banco mundial ha hecho pública su preocupación por la falta de estabilidad del euro, y sus posibles repercusiones en la economía mundial. En últimos días le ha dado un tímido apoyo, por no decir que un par de palmaditas en la espalda a la economía europea, ¿Por qué? está previendo que los movimientos especuladores, la mayoría nacientes del nerviosismo de los inversores, “probablemente” no tendrán efecto. El Banco Mundial afirma que “no están claras” las posibles repercusiones del renovado nerviosismo de los inversores sobre la deuda soberana de algunos de los países de la zona euro.

Paises como Irlanda, Bélgica, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España, estuvieron sometidos a una gran presión económica durante los últimos meses del 2010. En relación a eso el Jefe del BM, Justin Yifu Lin, declaró que la recuperación de la economía está estable, pero también dijo que hay riesgos que podrían arruinarlo todo, sobre todo la situación de los mercados financieros europeos, es decir que “Si la volatilidad continúa”, los inversores podrían aplazar proyectos de inversión y los consumidores posponer las compras de bienes duraderos. “Ese comportamiento podría ralentizar el crecimiento y posiblemente conducir a una recaída en la recesión a algunos países” (a eso se refiere con “el nerviosismo de los inversores”).

El BM considera “muy improbable” que las tensiones fiscales europeas tengan un final caótico, pero señaló que la posibilidad de ello crea una fuente de incertidumbre para los países desarrollados y para los que están en vías de desarrollo.

Por otro lado, también se dijo que la inestabilidad en la zona euro es una de las grandes amenazas para la economía mundial, que crecerá un 3,3% este año y un 3,6 en el 2012 impulsada por el empuje de los países en desarrollo.

Además, revisó al alza el crecimiento de la zona euro, que alcanzará un 1,4% en 2011 y un 2% en 2012.
Según las declaraciones del BM, los países en desarrollo podrían crecer un 6% este año y un 6,1% en 2012, frente al 2,4 y el 2,7%, respectivamente, de los países desarrollados.

Así las cosas con la economía mundial. Al parecer no intentan ser pesimistas abiertamente, pero el panorama no es bueno, y no es bueno, principalmente, porque no es claro. ¿Ustedes qué opinan?