Dicen que uno nunca termina de conocer a su pareja hasta que se divorcia, pero es posible que la astronauta Anne McClain conociera tan bien a su exesposa, Summer Worden, que después de haber bajado la luna y las estrellas de forma literal, se hiciera pasar por ella desde la Estación Espacial Internacional (ISS), pensando que si ya había entrado a su corazón, también podría entrar en su cuenta bancaria. Ahora la NASA, investiga lo que podría ser el primer delito cometido en el espacio.

De acuerdo con el New York Times, la astronauta estadounidense, es investigada por presunto robo de identidad y abuso de sus funciones, para poder accesar a los registros financieros de Worden, mientras estaba en una misión en la Estación Espacial de seis meses, después de que la exesposa presentara una queja ante la Comisión Federal de Comercio, así como ante la Oficina Interna del Inspector General de la NASA.

NASA investiga el posible primer delito cometido en el espacio

Wiki

De acuerdo con Wolden, quien se desempeña como exoficial de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, su banco le ofreció pruebas contundentes de que McClain habría accedido a a su cuenta bancaria sin su permiso, desde una red informática afiliada a la NASA, haciéndose pasar por ella.  “Estaba bastante horrorizada de que ella llegara tan lejos. Sabía que no estaba bien”, declaró Wolden para el NYT.

De confirmase que este sería el primer delito cibernético cometido en el espacio, McCain, quien tendría el honor de ser parte del equipo de astronautas mujeres en dar la primera caminata en el espacio, pasaría a la historia por razones totalmente equivocadas.

NASA investiga el posible primer delito cometido en el espacio

Pixabay

Por su parte, la abogada de la astronauta, acepta que su clienta accedió a los registros bancarios de su exesposa mientras estaba a bordo de la ISS, sin embargo alegó que esto no es ningún delito, pues McCain solo quería vigilar la cuenta conjunta de la pareja, como lo hacía durante su relación.

Hasta el momento, la Comisión Federal de Comercio, no ha dado respuesta a la queja presentada por Worden, sin embargo, la Oficina Interna del Inspector General de la NASA, se ha puesto en contacto con ambas implicadas tratando de averiguar si efectivamente, se trata del primer delito cometido en el espacio, mientras la investigación sigue su curso.