Ayer, sábado 15 de marzo fue el primer día del primer Electric Daisy Carnival en la ciudad de México, y qué increíble que mañana hay un día más porque en uno solo no alcanza a hacer todo lo que ofrece. Por supuesto que se convirtió en uno de nuestros festivales favoritos y ya queremos que se convierta en una tradición de marzo cada año.

Los DJs. Los músicos.

A decir verdad desde que fue anunciado el Electric Daisy Carnival sentí mucha curiosidad por lo que pasaría ahí. No podía dejar de pensar si lograrían lo que se veía en los videos de las ediciones que se hacen en otros países. Con gusto por la electrónica pero sin ser experto en el tema decidí aventurarme y ver lo que pasaría dentro de la curva cuatro del Autódromo Hermanos Rodríguez.

DSC01678

Debo destacar dos cosas que me resultaron muy curiosas del festival, por un lado nunca se detiene la música, así termine su show un artista la música electrónica sigue aunque sea de consola; a diferencia de un Vive o un Corona, los artistas no tardan ni 5 minutos cuando el siguiente ya estaba en el escenario. Particularmente en el principal que era resguardado por un gran búho, el cual cerraba sus alas cada que terminaba un acto, y a los 3 minutos las abría con el siguiente DJ en el horario.

Por el otro lado, el acomodo de los escenarios está diseñado para que no importe al lugar al que te muevas,  en todo momento se está escuchando música, y de manera muy sorprendente, lo que suena en un lugar, no afectará a lo que suena en otro de los escenarios.

DSC01680 DSC01691 DSC01978

Una de las cosas más sorprendentes del EDC fue la producción del evento la cual se hace notar desde que entras al lugar, por un lado el clásico e imponente búho en el escenario principal, una camión gigante llamado Mayan Warrior que vino directo desde Burning Man, donde mezclaron los DJs mexicanos la cual aventaba fuego, una pantalla gigante en el escenario del fondo, y en otro de los escenarios triángulos donde se proyectaban las animaciones de los DJs  y máquinas de humo que cubrían a toda la gente que estaba bailando.

DSC01878

Sin duda la gente que sí está muy metida se veía que desde las dos de la tarde hasta las dos de la mañana no dejaron de bailar, brincar cada que caía el beat, o gritar cuando comenzaron los efectos de que inclusive alumbraban el cielo.

Hay que destacar las presentación de A-Trak, quien sin dedicarse sólo a mezclar música de su autoría se divirtió con los espectadores y comenzó a meter en su remix a los Yeah Yeah Yeahs, “Move your Feet” de Junior Senior y un combo breaker de “Booyah” de Showtek quienes acababan de tocar en el escenario principal, mezclada con “Boy oh Boy” de Diplo. ¡Geeeeennnio!

DSC01980 DSC02008 DSC02017 DSC02036

Por otro lado la presentación de los Bingo Brothers no dejó de ser menos sorprendente, quienes al sonido del house pusieron a bailar a todos en el escenario principal cuando ya había caído, al igual que Axwell quien fue el encargado de cerrar el sábado del EDC y que incluso deleitara a los presentes con “We Come, We Rave We Love” la cual hiciera con Sebastian Ingrosso de Swedish House Mafia.

DSC02042

Incluso los mexicanos tuvieron un papel bastante destacable como lo fue DJ Gooz, quien ya entrada la noche logró hacer que en el Mayan Art Car se viera un mar de luces al bailar y brincar al ritmo de la música electrónica.

Finalmente uno de los actos que más estuviera esperando la gente eran los Bloody Beetroots, quien a diferencia de los demás actos ellos traían un show en vivo que incluía batería, piano, vocalista y que además para cerrar el combo también contaban con la producción de luces que tenía todo el evento.

DSC02119 DSC02215 DSC02265

Ciertamente el EDC no se trata del festival donde la gente va a ver a su artista favorito ni mucho menos donde se espere a que empiece la canción más reconocida del músico, al contrario a mi parecer es un lugar donde la gente va a hacer su propia fiesta, no importa si suena alguien totalmente desconocido o un remix de Prodigy o de Bruno Mars, simplemente se busca que la gente no deje de bailar.

Si eres una persona que no está tan clavada con el ambiente de la música electrónica tal vez  estar adentro en los escenarios te parezca un poco aburrido y sea mejor que te subas a los juegos mecánicos mientras tienes a tan grandes talentos ambientando tus aventuras, pero si al contrario eres un gran conocedor, es un evento que no te puedes perder por ninguna razón, no sólo por el talento de los artistas, sino porque puedo decir que se trata del mejor festival de música electrónica en nuestro país.

DSC02080

Por: Joshua Lira

El público. El venue.

La primera fecha del EDC en México estuvo llena de disfraces, pintura, colores neón y toda la creatividad que este festival despertó en los fans de la música electrónica.
Los creadores del Electric Daisy Carnival bien acertaron en llamar al público asistente “headliner”, pues esta edición mexicana del EDC, lejos de ser un festival más, fue una fiesta masiva en donde cada grupo de amigos elegía con qué ritmo musicalizar su tarde, y la cereza de todos esos pasteles en esas celebraciones, era el ánimo de la gente, reflejado en trajes de avestruz, vestimentas de Cleopatra, miles de hadas florales en mallitas y tutú, y hasta un zombie con la cara deshaciéndose.

DSC01472 DSC01478 DSC01501

A diferencia de los otros festivales que hemos vivido en la ciudad, el EDC ofreció a su público desde el principio, la oportunidad de expresar todo eso que llevan dentro y esa actitud que ha definido tanto a la nueva generación de jóvenes: YOLO.

Había muchos disrfaces dignos de detenerte a tomar una foto, como los dioses egipcios, los reyes magos, o visitantes de otros países con sus banderas como capas.
Felicidades a todos aquellos que decidieron disfrutar al cien el EDC, y vinieron además de con toda la actitud, con toda la imaginación para colgarse hasta la pashmina de la mamá y volverlo un elemento más de diversión en su outfit del día.

DSC01510 DSC01534 DSC01543

Felicidades también a los que a pesar de todas las ganas y antojo de fiesta con el que llegaron, supieron mantener sus límites y lograr el equilibrio entre fiestear locamente y poder mantenerte en pie; pues no es agradable para nadie, ver a un grupito de adolescentes tambaleándose o tirados en el campo, apenas a medio festival; recordemos que los límites hacen también que haya más diversión, y sobre todo, más recuerdos con los cuales poder apreciar por completo la experiencia del EDC.

Disfruten mucho la compañía que eligen para el festival, y si se calientan los ánimos,  asegúrense de guardar la calentura hasta regresar a casa, o mínimo en un lugar más privado, pues creo que a nadie le gusta la idea de ser la chica a la que le estaban metiendo mano sentada en el pasto, y todos lo vieron mientras pasaban. (Ya hemos visto en otros festivales cosas como la Ceremiona)

DSC01560 DSC01584 DSC01595

Está padre cachondear, y está padre la adrenalina de hacer cosas prohibidas, pero no está tan padre convertirte en la Doña Gaby del EDC, por favor, no sean esa chica.

Busquen la idea más original para expresar todo aquello que les transmite la música y vénganse al segundo día del EDC, que seguro nos sorprenderá con más disfraces, bailes y actitudes para en verdad decir: SORRY MOM!

DSC01634 DSC01662 DSC01741 DSC01878 DSC01983 DSC02020 DSC02024 DSC02029

Por: Melissa Moncada

Fotos: Diego Figueroa