Le otorgan el “perdón” al Señor de los Quesos

72 días fue el tiempo que Manúel Jonás Larrazábal pasó en la cárcel.

Como ya les habíamos informado, Larrazábal fue detenido luego de que el dueño del Casino Royale, Sergio Gil García, hiciera públicas una serie de pruebas que acusan al hermano del alcalde de Monterrey, acompañadas de fotografías y videos que probaban que Larrazábal ejercía el chantaje como si de un profesional se tratara. A dichas acusaciones, Larrazábal respondió que Vendía Quesos y desde entonces nosotros reconocimos su cinismo y lo hemos estado siguiendo de cerca.

Pues resulta que hoy salió libre, tras, repito, 72 días en la cárcel, el apoderado del Casino Red le ha otorgado el perdón ante un Juzgado Segundo Penal de Distrito a Jonás Larrazábal. Sin embargo, lo que aún nos resulta más inverosímil es que el perdón que ha recibido Larrazábal inplica que no se le exigirá reparación de daño ni castigo, y que no podrá ser juzgado por dicho acontecimiento nuevamente.

No es que uno ya vea todo sospechoso, pero, sin duda es claro que este hombre merecía una investigación exhaustiva y un castigo a la medida de sus delitos. Vivimos en un país en el que claramente el “perdón” puede ser comprado. Este acto no dicta más que la decreciente credibilidad de nuestros sistemas judiciales, pues debemos recordar, que gracias a los sobornos que Larrazábal recibía, fue posible que el Casino Royale tuviera sus puertas abiertas para las 52 personas que murieron calcinadas a manos del crimen organizado que reclamaba su parte del pastel.

Sólo me queda una duda, y es ¿cuánto le habrá costado el chiste?