En la Cámara de Diputados se aplicaron para aprobar o desechar modificaciones a leyes y reformas —entre sus actividades, está la cuestionada decisión de desechar el juicio político contra Jesús Murillo Karam, exprocurador General de Justicia, por el caso Ayotzinapa o la reconocida aprobación para prohibir el matrimonio infantil. En este contexto, entre todo lo que sesionaron, está la llamada Ley Federal de Austeridad Republicana que AMLO prometió desde su campaña electoral.

Entre otras cosas, los puntos que aborda esta propuesta es regular los fideicomisos públicos, cancelar los seguros de vida, gastos médicos mayores y —lo más sonado— verificar que ningún funcionario gane más que el presidente.

Aprueban la Ley de austeridad en lo general y particular

Sólo con 33 abstenciones y todo lo demás con votos a favor (387), la Ley Federal de Austeridad Republicana pasó y fue enviada al Senado previo al Día del Trabajo y después de que AMLO la anunciara, presumiendo que del Ejecutivo dependerían los permisos para que los funcionarios viajaran al extranjero.

¿Y luego?, ¿qué más hay en esta ley? Por lo pronto, contempla NO pagar con recursos públicos los pasajes de avión en clase ejecutiva y vuelos privados, NO pagar la compra o renta de autos de lujo y le otorga al poder Ejecutivo la facultad para decidir  —mediante un decreto— qué se hará con el dinero ahorrado de la austeridad.

Según lo previsto por los diputados y diputadas todo lo que logren ahorrar puede destinarse para gastos en los programas del gobierno, con el Plan de Desarrollo para este sexenio.

**Foto de portada: Presidencia.