LA TSA, el organismo encargado de todas esas restricciones que uno debe sufrir a la hora de tomar un vuelo hacia o a través del territorio estadounidense, ha relajado algunas de las políticas que prohibían algunas navajas a bordo de vuelos comerciales; el agua embotellada sigue siendo considerada un arma de destrucción masiva.

Desde el 11 de septiembre del 2001, la TSA impuso una serie de medidas para prevenir otro tipo de ataques o secuestros en los vuelos comerciales que iban o salían de territorio estadounidense. Desde ese entonces, todos los pasajeros tenían que pasar por un vergonzoso escrutinio donde cualquier objeto “sospechoso” que portara era desechado sin compasión alguna.

Las nuevas medidas permiten que los pasajeros porten navajas (como las suizas multiherramienta) que cumplan con ciertos requisitos, entre los que se encuentran: una hoja no fija de no más de 6 cm. de largo sin un mango moldeado a la mano, entre otras cosas. Sin embargo, la decisión ya levantó una gran polémica entre los familiares de aquellos que perdieron la vida durante los eventos del 9/11 a causa de heridas fatales causadas por supuestas armas punzocortantes.

TSA

Todas las navajas que no cumplan con estos requisitos serán desechadas de la misma manera en la que se ha estado lidiando con estos objetos, tirándolos descaradamente a un bote de plástico. Algunos ejemplos de armas blancas prohibidas  incluyen machetes, dagas, hachas, navajas de supervivencia y combate, entre otras mosntruosidades que nadie con una pizca de sentido común portaría en un vuelo comercial.

TSA 1

Las navajas de rasurar y los cutters, o cuchillos utilitarios, siguen prohibidísimas. La nueva ley tomará efecto a partir del 25 de abril próximo. Posteriormente, se cree que los recientes cambios permitirán a las autoridades aeroportuarias concentrarse en encontrar sustancias tóxicas, drogas o explosivos.

TSA 2

Por otro lado, no se hizo ninguna modificación a las restricciones contra el agua embotellada, la pasta de dientes, algunas hebillas muy ostentosas, chicles, desodorantes de barra o spray, entre otros objetos de uso personal.

 

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas... More by Francisco Alanís

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook