Para sorpresa de nadie, las leyes secundarias de la reforma educativa propuesta por AMLO ya pasaron de todas, todas. Cámara de Diputados, ahora Senado. Como quien dice, “el bebé ya tiene su mamila”.

Y, para no perder la costumbre, los legisladores se nos pusieron bohemios y chambearon durante toda la noche. Así, ya desmañanados, aprobaron una a una las tres leyes secundarias (en lo particular y en lo general): la de la Ley General de Educación, la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, y de Mejora Continua de la Educación.

¿Y ahora? Pos, ahora van para el Ejecutivo y listo.

De acuerdo con El Financiero, las leyes pasaron por mayoría: la General de Educación con 68 votos a favor y 39 en contra; la de Carrera de las Maestras y Maestros con 71 a favor y 35 en contra y, por último, la de Mejora Continua de la Educación quedó 73-31. Por ahí una que otra abstención, pero nada que hubiera podido cambiar el rumbo de la decisión.

Espero que no pasen otros siete años para que tengamos que estar en la misma tribuna celebrando que se dio marcha atrás a una nueva reforma educativa más“, señaló el senador del PAN, Damián Zepeda, al ver que las observaciones incorporadas por la oposición fueron bateadas por el bloque mayoritario compuesto por Morena, PT, Movimiento Ciudadano y el Partido Verde.

¿Y de qué van, o qué, estas leyes secundarias?

A grandes rasgos, la General del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros regula la selección para la admisión, promoción y reconocimiento de los docentes, directivos y supervisores. Además, reconoce a los profes como “profesionales de la educación” que, para entrar a chambear, pasarán por un proceso de admisión… y no por plazas en automático (según el presidente de la Comisión de Educación, Rubén Rocha).

En lo que respecta a la Ley de Mejora Continua de la Educación, lo que destaca es la creación de la Comisión Nacional de, precisamente, la Mejora Continua de la Educación, que se encargará de regular el sistema integral de formación, actualización y capacitación… el cual se actualizará con evaluaciones diagnósticas. Dichas evaluaciones serán formativas e integrales y servirán para contar con una retroalimentación que promueva una acción de mejora en la educación.

Por último, la Ley General de Educación desaparece la Ley de la Infraestructura Física Educativa y “revaloriza al magisterio al concebirlo como un agente fundamental en el proceso educativo”, indica El Financiero. Con la desaparición del órgano de mantenimiento y construcción de instalaciones, buscará que alumnos, padres de familia y autoridades se involucren más en la materia: “los recursos que eran entregados al INIFED, lleguen ahora directamente a los comités de maestros y padres de familia en las escuelas”.