Manal al Sharif, es asesora de seguridad informática y tiene 32 años.

El 21 de mayo conducía un coche en compañía de su hermano, Muhammad al Sharif, cuando unos agentes de tráfico los detuvieron. Los dos fueron liberados un par de horas después tras hacerles firmar unas declaraciones en las que se comprometían a que Manal al Sharif no volviera a conducir un auto por las calles de Arabia Saudita.

¿Por qué?

Bueno, según el Corán, las mujeres no están capacitadas para manejar.

Y bueno, uno pensaría que el libro sagrado del Islam tal vez está en lo cierto. La trigonometría espacial, ciertamente no es lo de ellas, pero luego uno se da cuenta de que el Corán también les prohibe votar, viajar sin la compañía de un varón, realizar un trabajo remunerado o cursar la universidad, así que tal vez el Corán no sea precisamente el libro más amigable con los derechos de las mujeres y que la prohibición a conducir no es más que un símbolo de la opresión contra la que es necesario protestar y revelarse.

Un par de días después de aquel primer arresto, Manal fue detenida por subir a Youtube un video en donde se le veía conduciendo y hasta el momento sigue presa. La activista arabe participaba en la campaña “Women 2 Drive” contra la prohibición gubernamental saudí a que las mujeres conduzcan. Una campaña pacífica en la cual las mujeres se graban conduciendo y que le ha costado la libertad a Manal al Sharif .

¿Qué podemos hacer por ella?

Por lo pronto, acá el link a la página de Amnistía Internacional en donde podrán sumarse a la petición de libertad de Manal.