Muy a pesar de Donald Trump (o precisamente porque él gobierna en la Casa Blanca), los habitantes de Chicago hicieron historia al elegir a la primera alcaldesa gay que gobernará la ciudad: Lori Lightfoot

Como se pueden dar cuenta, Lori Lightfoot es una mujer negra… por lo que la sede de los Bulls pasará a la historia por dos razones, ya que nunca en la historia de la ciudad se había dado que el máximo administrador fuera de color…. y mucho menos de la comunidad homosexual.

Antes de lanzarse por la alcaldía de Chicago, Lightfoot se desempeñó como fiscal federal. De 56 años, la también abogada nunca ha ostentando ningún cargo público con anterioridad… sin embargo, eso no fue obstáculo para imponerse con el 74% de los votos, muy por arriba de su más cercana adversaria, la también representante de la comunidad afroamericana, Toni Preckwinkle, quien sólo alcanzó 26% de los sufragios.

Y parece que ser de color era la carta fuerte de ambas contendientes a la alcaldía de Chicago. De acuerdo con El País, las campañas electorales se caracterizaron por ser de lo más sucias, llena de insultos y en la que hasta hubo batalla por demostrar quien de las dos tenía “mayor nivel de autenticidad racial”…

¿Entonces sacó ventaja por su preferencia sexual?

No… más bien del hartazgo que la ciudadanía tiene por el establishment político, ya que Preckwinkle se desempeñó como jefa ejecutiva del condado de Cook y formaba parte del equipo del alcalde saliente, Rahm Emanuel, con quien la comunidad negra sufrió el cierre de colegios públicos a los que acudían jóvenes afroamericanos e hispanos, en su mayoría.

“Hoy, ustedes hicieron más que historia, crearon un movimiento para el cambio”, señaló Lori Lightfoot en el discurso ofrecido luego de conocerse los demoledores resultados preliminares.

Lori Lightfoot mariachi

Foto: @LightfootForChi

Lightfoot  se graduó de abogada en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chicago. Representó a candidatos del Partido Republicano que protestaban por reglas electorales que aparentemente beneficiaban los demócratas. También defendió al oficial de policía Paul Powers, acusado por cargos de agresión física. Desde hace más de 10años está casada con Amy Eshleman, con quien adoptó a una niña que actualmente tiene 11 años.