Los asaltantes mexicanos prefieren teléfonos a carteras

Aunque creas que esa cartera elegantísima que guardas en tus pantalones, muy cerquita del corazón, es el principal objeto de deseo de los asaltantes, la verdad es que, si tuvieran que elegir, preferirían ese maravilloso smartphone que llevas en las manos sin tapujo.

Así es: el teléfono celular es el artículo más robado en el Distrito Federal y, en general, en México, de acuerdo con cifras del Inegi y del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México. Según ambas fuentes, un teléfonos resulta más lucrativo que la cartera para los delincuentes:

“Si consideramos que un mexicano puede traer en su bolsa o cartera entre 200 a 500 pesos, el promedio del costo de su teléfono celular es de no menos de 2 mil y se puede revender en el mercado negro en unas horas por hasta mil pesos, lo que deja al criminal un retorno de inversión enorme”, explicó Luis Wertman, presidente del consejo ciudadano.

De los 9 millones 800 mil robos a peatones que tuvieron lugar en el 2013, el 57% fueron para despojar a la víctima de su celular, sin más. Lo recomendable, por supuesto, es denunciar el robo y cancelar el Imei (International Mobile System Equipment Identity, Sistema Internacional para la Identidad de Equipos Móviles) para que el equipo no pueda ser reutilizado.

El Ifetel anunció que como resultado del convenio firmado con la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y la Asociación Global de Sistemas Móviles de Comunicación, la base de datos de este organismo internacional está disponible para consulta pública en  ift.org.mx/imei. Ahí podrás verificar en tiempo real el estatus de tu teléfono.

Sin embargo, tener la base de datos disponible en una computadora no basta:

“Nos vamos a encontrar ante el problema de que cuando una persona quiera comprar un teléfono no va a tener a la mano una computadora para verificar el Imei, por ello, es importante que la herramienta se convierta en una aplicación que nos permita realizar las consultas de forma simple en cualquier lugar y momento, para inhibir la adquisición de aparatos robados, sobre todo cuando la media de teléfonos por persona está creciendo”.

Wertman ha advertido a las autoridades sobre la necesidad de trasladar la seguridad móvil a las apps, y también les ha recomendado mantener un control estricto sobre la investigación de los robos para evitarlo.

Así que ya sabes, quiza te lo quieras pensar dos veces antes de sacar ese bonito teléfono a la media noche en  el callejón más oscuro de la ciudad.

@plumasatomicas