Los jugadores franceses se niegan a entrenar

Y sigue el escándalo en el interior de la selección Francesa.

Tras la expulsión de Nicolas Anelka

confirmada la tarde de ayer por la propia federación francesa de futbol, este domingo se registró otro vergonzoso incidente en el entrenamiento galo, cuando Patrice Evra, capitan del equipo se enfrascó en una disputa verbal con el entrenador físico del equipo Robert Duverne, la cual casi llega a los golpes, obligando al técnico del equipo Raymond Domenech a intervenir entre ellos, separarlos y cancelar el entrenamiento del día, mandando a todos sus jugadores de vuelta al autobús.

Minutos más tarde, el Director de Selecciones Nacionales de la Federación Francesa, ean-Louis Valentin presentó su renuncia por “verguenza” y por “Estar cansado de todo el escándalo” que ha rodeado a los galos en este mundial.

Por último, a Raymond Domenech no le quedó de otra más que dar la cara a los medios de comunicación y leer una carta escrita por los jugadores y entregada a el por Patrice Evra, en la que se lee lo siguiente:

“Todos los jugadores sin excepción, quieren manifestar su oposición a la decisión de la FFF de excluir a Nicolas Anelka, a pesar del boicot, los jugadores quieren hacer todo lo posible para ganar el partido contra Sudáfrica.

Los jugadores se comprometen a hacer cualquier cosa, para ganar dentro del terreno de juego el honor perdido en los últimos días

Atentamente

Jugadores de la Selección Francesa”

No hay manera de que Francia no dispute su último partido contra Sudafrica el próximo martes, pues la última selección que decidió no participar en un partido oficial, fue Togo, tras áquel trágico incidente en el que fueron emboscados durante la Copa Africana en Angola, lo cual, les costó una suspensión de cualquier torneo de FIFA por 2 años, mismo castigo que poco después fue levantado por tratarse de circunstancias más que especiales.

Acá les dejamos los videos primero de la pelea de Evra y el preparador físico, y posteriormente el de Domenech leeyendo la carta escrita por los jugadores de su selección y entregada por Patrice Evra