¿Dicen que faltan médicos especialistas? Pues acá hay uno… especialista en secuestros. Bueno, ya en serio: con 25 años de experiencia, este médico cirujano también se recetó unos buenos crímenes.

Autoridades de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX (PGJ) lograron la detención de un galeno que, además de ser acusado de participar en secuestros, es señalado como líder de toda una banda dedicada a ese delito… “Los Médicos” se llama dicha banda (nada original el nombre, pero bien que le queda).

Foto: @c4jimenez

Según la PGJ, Benito “N” encabezaba una banda que, al menos por dos ocasiones, logró el pago por el rescate de sus víctimas, los cuales sumaron más de un millón de pesos.

De acuerdo con La Jornada, la primera de ellas fue contactada para revisar un inmueble que estaba en venta en la zona de Tlalpan. Sin embargo, una vez en el lugar, la mujer fue abordada por cinco sujetos con cubrebocas que, con armas de fuego, la amagaron para obligarla a subir a una camioneta.

En este caso, los familiares de la víctima desembolsaron 800 mil pesos para que ésta fuera puesta en libertad, lo cual sucedió ocho días después de ocurrido el secuestro.

Foto: Reforma / PDI

En el segundo caso, otra mujer fue secuestrada cuando salía de su negocio, ubicado en Iztacalco. Por el rescate de la víctima, la banda de “Los Médicos” solicitó un pago de 300 mil pesos.

¿Y qué hacía el médico ahí?

Aparte de seguramente proponer que la banda le hiciera homenaje a su profesión, se indica que el médico cirujano identificado como “Benito N” era quien se encargaba de toda la logística relacionada con los crímenes. Además, de vez en cuando se daba sus vueltas a la casa de seguridad donde se ocultaba a las víctimas… la cual, por cierto, estaba a su nombre.

Según indica La Jornada, las fechas en que visitó la propiedad señalada como casa de seguridad coinciden con la temporalidad de los secuestros. Así que los agentes de investigación nomás tuvieron que cumplir con la orden de aprehensión.

El médico cirujano fue llevado al Centro de Readaptación Social Preventivo Oriente, donde un juez de control determinará su situación jurídica.