Ya les habíamos platicado cómo nos fue cuando nos pusimos a jugar con el LGG3

y entre todas las cosas que nos gustaron está definitivamente la vida de la batería. Tomamos fotos, navegamos, tuiteamos y le dimos a los videojuegos un rato, pero es sí, la batería simplemente no se cansaba.

Luego esto nos puso a pensar en lo útil que esto hubiera sido en esos horribles momentos en los que alucinamos quedarnos sin pila en el celular

Como si se tratara de una maldición gitana, cuando más necesitamos de nuestro teléfono más probable es que nos quedemos sin batería. Por eso elegimos los 8 peores momentos para quedarse sin batería, seguramente alguna les ha pasado, y han pensado que dios los odia.

1. Por alguna extraña razón te perdiste en un rumbo que no luce nada seguro. Tienes miedo y no tienes ni la menor idea de cómo salir de ahí. La buena noticia es que en tu smartphone puedes consultar algún mapa y con su sistema de navegación encontrar el camino de regreso a casa; la mala noticia es que tu batería está muriendo y no te llevará más que a la esquina.

2. Tras meses de andar babeando por otra persona, ocurrió el milagro (quién sabe cómo) de que tu crush te escriba por primera vez en WhatsApp. Obviamente no esperabas que algo así ocurriera y toda la batería de tu teléfono te la acabaste jugando. Tristemente, tu smartphone muere cuando ella te está escribiendo, probándote así que el mundo te odia.

 

3. Las cosas extraordinarias ocurren en el momento menos pensado, y en cuestión de segundos ante ti puede ocurrir algo increíble y digno de compartir. Ves un fantasma, te encuentras a tu músico favorito, comienza a granizar con una intensidad que nunca habías visto, te topas con un atardecer increíble, etc. Lo malo es que no traes batería y no puedes tomar esa gran foto.

 

4. Atrás quedaron esos tiempos en los que teníamos nuestro reloj despertador, en cambio ahora dormimos con el teléfono celular junto a nuestra cama, confiados en que éste nos despertará cumplidoramente. No obstante, siempre corremos el riesgo de no revisar el nivel de batería del smartphone y esta se agota en plena madrugada.

Como es de esperarse, al otro día llegas tarde a la chamba y el jefe no te cree la historia de la batería.

5. El siguiente punto a todos nos ha pasado: Por algún motivo (fiestas decembrinas, el cumpleaños de una tía, algún bautizo, etc) te encuentras en una reunión familiar infumable. Como todos en tu familia te caen gordos, decides matar el tiempo con tu teléfono celular, lo cual al principio te aliviana. El sufrimiento comienza una vez más cuando descubres que estas celebraciones son tan largas y tu batería no te aguantó el paso.

 

6. Lo mismo sucede cuando vas de viaje y debes pasar siglos en un aeropuerto esperando la salida de tu vuelo, o bien, cuando viajas en un auto o camión y el trayecto dura horas. Una vez que tu batería se consume como agua, vuelves a sentirte miserable y abandonado.

 

7.Una de las muchas bondades que en la actualidad tienen los teléfonos celulares, es la de ayudarnos a practicar distintos deportes como correr. A muchos amantes del running les gusta ir registrando la distancia y velocidad que recorren, y claro, compartirlo en redes sociales. Imagina que un día estás haciendo un tiempazo, pero este progreso se pierde cuando tu batería se agota y se apaga a medio entrenamiento.

low-battery

8. Tragedia sobre tragedia… Un mal día chocas, llamas al seguro de tu auto y como suele ocurrir, tienes que seguir un molesto menú de opciones que no te lleva a ningún lado y en donde te dejan esperando por horas. Cuando al fin te atiende un operador, tu batería ya está en las últimas.

 

Y estos son sólo algunos ejemplos de los muchos que hay, sobre la importancia de contar con una batería de Smartphone funcional. Seguramente ustedes recuerdan alguna más…