Como prueba de que los funcionarios mexicanos no están nada güeyes (nomá$ $e hacen), el extitular de Hacienda, Luis Videgaray, tomará el mismo rumbo que muchos otros políticos mexicanos y se irá a los Estados Unidos a dar cátedra.

Es en serio: el hombre que llegó a la Secretaría de Relaciones Exteriores “a aprender”, ahora será el que enseñe o, más bien, el que colabore con sus conocimientos como parte de proyectos que se andan cocinando en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT): el Proyecto de Política de Inteligencia Artificial para el Mundo y la Iniciativa de Investigación de Políticas de Internet.

EPN y Luis Videgaray

Foto: El Economista

Ahora Luis Videgaray (Doctor en Economía por el MIT en 1998), exministro de relaciones exteriores y ministro de finanzas de México, llega al MIT para encabezar un esfuerzo que apunta a ayudar a moldear las políticas mundiales de inteligencia artificial, centrándose en cómo esas tecnologías afectarán a las personas que viven en todos los rincones del mundo”, señala el boletín publicado por el MIT.

Aunque muchos creen que Videgaray se vio muy güey cuando la hizo de canciller en el sexenio de EPN, para el MIT se trata un experto en geopolítica que nada le pide a Alfredo Jalife (¡ja!), además de ser especialista en inteligencia artificial (IA). Por ello, no dudaron en invitarlo a colaborar en el proyecto que se realizará entre la Escuela de Administración Sloan del MIT y la Facultad de Informática Stephen A. Schwarzman, también del Instituto de Massachusetts.

¿Y qué dice el nuevo chief?

La idea central es analizar, crear conciencia y proponer recomendaciones de políticas útiles sobre cómo el contexto geopolítico afecta tanto el desarrollo como el uso de la IA”, comentó Videgaray, quien es descrito por el MIT como el hombre que, como titular de Hacienda, “dirigió el proceso de liberalización energética de México, una reforma de las telecomunicaciones para fomentar la competencia en el sector, una reforma fiscal que redujo la dependencia del país de los ingresos del petróleo y la redacción de las leyes del país sobre tecnología financiera”… es decir, muchas de las reformas estructurales que, a final de cuentas, tendrán el subtítulo de “ya fueron” ahora que la 4T llegó al poder.

Además, mientras acá en México todavía es motivo de críticas por armar el encuentro Trump-EPN en Los Pinos, en el MIT hasta lo presumen… bueno, no exactamente haber organizado la visita que le costó la chamba en Hacienda, pero sí el trabajo que hizo como canciller, una vez que casi de puro churro le atinó a por dónde debía ser la jugada: apoyar a Trump y hacerle el feo a Hillary Clinton. “Videgaray dirigió la relación de México con la Casa Blanca de Trump, incluida la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”.