Luxottica o la ilusión de elegir una marca de lentes

Si te gusta comprar lentes de sol, sabrás que hay un variedad infinita de marcas, modelos y tendencias.

Si te gusta comprar lentes de sol, sabrás que hay un variedad infinita de marcas, modelos y tendencias. Detrás de toda esa variedad, en realidad se encuentra una sola empresa. No importa si compras Ray-Ban, Oakley, Revo, Prada o Dolce & Gabbana; en realidad siempre estás comprando Luxottica.

Estas empresa millonaria está detrás de la mayoría de marcas en el mercado de los lentes oscuros. Luxottica es una empresa italiana dueña de Ray-Ban, Oakley y Vogue además de que tiene las licencias para hacer los diseños de Prada, Dolce & Gabbana, Polo Ralph Lauren, Versace, Channel, Armani, entre otras.

El director ejecutivo, Andrea Guerra, calcula que alrededor de 500 millones de personas en el mundo están usando lentes Luxottica. El año pasado produjeron 46.6 millones de piezas y generaron 597 millones de dólares en ingresos netos. En total, controlan el 80% del mercado de lentes.

Guerra insiste que “los clientes tienen la posibilidad de elegir la marca que vaya de acuerdo a su estilo de vida”. Pero esto no es más que una ilusión. Cuando las líneas de diseño están tan acaparadas por una sola empresa, la distinción en el uso de lentes oscuros es difícil o terminantemente imposible.

LentesdeSol2

El modelo de negocios de esta empresa es sin duda exitoso; no obstante, funciona sólo mientras los consumidores no sepan que en realidad no eligen el producto que quieren usar. Mientras Luxottica se esconda detrás de una serie de marcas que ponen la cara, su éxito está asegurado. De esta manera, la empresa conserva un monopolio y nadie se entera. La capacidad de elegir es clave en la industria de la moda, pero si todo es lo mismo, ¿qué elección es posible?

En otras palabras, cuando vas a una tienda a comprar lentes oscuros, no puedes elegir entre varias marcas ni modelos. Desde las montañas italianas Luxottica decide lo que todos pondremos en nuestros ojos, pues ella crea las tendencias y las contra-tendencias, las líneas del diseño y su competencia. Como buena empresa global, lo único que nos deja es la ilusión de que estamos eligiendo.

*Vía Forbes

Top Relacionadas