Seguramente ya vieron en redes sociales el video de una maestra que entra en una crisis nerviosa por no recibir su salario desde hace meses y desesperada grita “¡Estoy harta, ya no quiero ser maestra!”.

¿Qué hay detrás de esta situación?

La profesora se llama Karina Roxana Reyes quien es educadora desde hace 20 años.

Todo ocurrió en el edificio de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (Segey), al que acudió para ver si ya existía una solución a su situación laboral y a los adeudos en el pago de su salario.

En una entrevista con medios locales, la maestra explicó que desde octubre del año pasado no le habían pagado ni un centavo. Aseguró que cada vez que acudía a recoger su cheque le decían que el dinero no había llegado, que regresara después o que de plano no aparecía su nombre en el sistema.

Foto: Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán

La historia

Hace algunos meses, Karina presentó el examen para obtener una base quedando en el lugar 145 de 600. En ese momento trabajaba en un kínder de Caucel, una ciudad del municipio de Mérida.

Poco después le dijeron que no podía mantener el contrato en ese lugar y que debía irse a cubrir una vacante temporal en Maxcanú, municipio yucateco, para no perder su lugar en la lista de las bases.

En ese nuevo lugar de trabajo le dijeron que podría comenzar a cobrar desde octubre pero nada.

El pasado martes 14 de enero, la profesora acudió a revisar su caso y tampoco hubo respuesta, por lo que cayó en una crisis nerviosa.

Ya recibió un pago parcial

Debido a la presión de otros educadores que compartieron experiencias similares en redes sociales y de miles de usuarios que vieron el video, Karina recibió un pago parcial.

El día de ayer explicó que su sindicato le pagó una parte del salario que le deben y que el viernes a más tardar le darán una resolución sobre qué pasará con su trabajo.

Al respecto, la directora general de Educación Básica de la Secretaría de Educación estatal, Carlota Storey Montalvo, explicó que cuando supieron del caso se revisó y encontraron que sí estaba su sueldo, por lo que se procedió a pagarle.

Afirmó además que los atrasos de pago de sueldos son por los “engorrosos” trámites administrativos que deben correr.