Pasó el mitin en Tijuana, Baja California, y unos cuantos tuits de Donald Trump. Finalmente, le llegó la hora a Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores (SRE), de dar los detalles del acuerdo al que se llegó el viernes pasado. En la conferencia mañanera de este lunes 10 de junio; el titular de la SRE resumió los puntos positivos: no hay una amenaza de tarifas en 90 días —de manera precisa y por su evaluación, 45 días—; se separa el tema de la migración y el comercio de las negociaciones y México tendrá la oportunidad de demostrar que tiene la razón —ante el contexto, de que por primera vez, en el ámbito internacional, las tarifas de aranceles no se aplican.

“Lo que ocurrió es que la relación comercial y económica se subordinó a la diferencia en el tema migratorio… Es decir, que la esfera comercial, económica y la migratoria siga su camino”, así la explicación del carnal Marcelo sobre lo más destacado del acuerdo con el equipo de Donald Trump.

Según Ebrard, ante la mesa norteamericana se logró frenar el “ultimátum” del magnate y tras las conversaciones, México logró separar el tema económico-comercial con el migratorio, por lo que se dedicará a atender ambos rubros, sin que cada uno de estos incida en el otro.

El por qué de la negociación

¿Y luego?, ¿por qué el fin de semana pasado el gobierno Federal se dedicó a presumir un acuerdo que parecería sesgar las oportunidades de México? De acuerdo con Marcelo Ebrard, si las tarifas del 5% hubieran entrado, esto hubiera sucedido en nuestro país:

  • Se hubiera incrementado el IVA (Impuesto al Valor Agregado).
  • Habría una pérdida de casi un millón 200 mil empleos.
  • Habría una caída del 1.12% en el Productor Interno Bruto (PIB).

Es decir, la imposición de las tarifas arancelarias hubieran provocado una crisis económica en nuestro país, según las palabras del canciller.

Conferencia mañanera del 10 de junio. Foto: Presidencia.

“Quién tiene la razón”

En primera instancia, Estados Unidos buscaba que México se convirtiera en un tercer país seguro. Peeeeeero, las negociaciones desembocaron en otro camino: la recepción de los migrantes en nuestro país mientras estos esperan una respuesta sobre su asilo en Estados Unidos.

¿Y la Guardia Nacional (GN)? Según el ex jefe de Gobierno CDMX, el plan de la Guardia Nacional en la frontera sur ya estaba contemplado, porque aplicaría para tooooodo el país. Se supone que el gobierno Federal hizo la propuesta de la GN ante el equipo de Trump en este contexto.

“Eso no es criminalizar a nadie”, insistió Ebrard ante las reacciones que se dieron en medios de comunicación.

Ya entrados en el tema migratorio, el secretario de Relaciones Exteriores explicó que México buscará el diálogo y apoyo de los países centroamericanos, apuesta por el plan de desarrollo en esta región y la reducción el número de migrantes en el periodo de 45 días —sin dar una cifra precisa de este objetivo.

Eso sí, si el acuerdo no es bien visto por Trump, entonces se regresarán a las negociaciones y ya en este tenor, los acuerdos se tendrían que presentar ante el Congreso mexicano, cosa a la que hizo alusión Donald Trump —ya saben, esta mañana mediante un tuitazo.

**Foto de portada: Presidencia.