Recientemente, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió en contra de México amenazando con cerrar la frontera para evitar el paso de migrantes hacia su territorio. Acusó que nuestro país “no hacía nada para evitar la migración ilegal“.

Ante esto, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, publicó mediante su cuenta de Twitter que México no actúa con base en amenazas” y que “somos un gran vecino“.

Refirió que millón y medio de estadounidenses han elegido a nuestro país como hogar, situación que es “la más grande comunicad de ese origen fuera de Estados Unidos”.

“Para ellos también somos el mejor vecino que pudieron tener”, señala Ebrard.

Por la mañana el presidente Trump nos hizo el favor de informarnos que su tolerancia a la situación de los migrantes nomás iba a durar unos días.

Primero la agarró en contra de los demócratas en Estados Unidos, a quienes el mandatario señaló como los culpables de que su país tenga las “leyes migratorias más débiles de su historia“. Ya de ahí, acusó a México de enriquecerse a costa de estas fallas en la frontera.

Sentenció que si México no detiene inmediatamente toda la inmigración ilegal estará cerrando la frontera, o grandes secciones de la misma, para la próxima semana.


Leer: ¿Ahora sí va en serio? Trump podría cerrar la frontera con México la próxima semana