Aunque la orden de aprehensión por abuso de poder y tortura contra el exgobernador de Puebla, Mario Marín, y el empresario, Kamel Nacif, fueron liberadas desde el pasado 11 de abril, es hora que la FGR no se ha tomado la molestia de solicitar a la Interpol emitir una ficha roja para estos distinguidos personajes.

Ya que parece que las autoridades andan ocupadas en otros asuntos, la periodista Lydia Cacho denunció que la Fiscalía General de la República (FGR) ya dejó pasar 15 días sin pedir apoyo de la Interpol para la captura de sus torturadores. “La Agencia de Investigación Criminal es la responsable de hacer pública la búsqueda ¡No hay alerta!”, escribió Cacho en Twitter, dejando el pantallazo del motor de búsqueda de la página de la Interpol, como prueba de que, efectivamente, las autoridades nomás se hacen güeyes y no hay ni una pin$%&e alerta para buscar a Marín y Nacif fuera de México…

Cof, ni dentro del país, cof… recordemos que el delegado de la Fiscalía General de la República (FGR) en Puebla, Julio César Ulises Chávez Ramos, no dejó de mostrar su extrañamiento hace unos días, debido a que a pesar de que el exgobernador y el llamado Rey de la Mezclilla ya pueden ser considerados desde hace rato como “prófugos de la justicia”, hasta el momento las oficinas centrales de la Fiscalía no le han solicitado echarles la mano para la captura de “los héroes de esta película”, papá.

Recordemos que la orden de arresto contra Mario Marín, el Gober Precioso, es por los delitos de abuso de autoridad y tortura, esto en el marco de la detención de Lydia Cacho, ocurrida hace 13 años. El acto contra la periodista se dio luego de publicarse su libro Los Demonios del Edén, en el cual denunció explotación sexual infantil cometida por políticos y empresarios poblanos.

Además de la falta de solicitud de apoyo de la Interpol, Lydia Cacho denuncia que como que las autoridades no mueven las manitas en un caso que no sólo implica abuso de autoridad y tortura… si la Fiscalía le rasca un poco más, podría ser que se topen con delitos contra menores de edad. Pero “La Segob ni enterada”, escribió la periodista en Twitter.

En fin, aunque las autoridades hagan como que la virgen les habla, Lydia Cacho advirtió que ella seguirá dando lata hasta que se logre la capturas de los bebedores de preciosas botellas de coñac, esto pese a las amenazas de muerte en su contra. Y ni modo, aunque así es como tenga que ir a tribunales…

Nada de lamentarnos, ni darse por vencidos. 15 años tras la red internacional de protectores y tratantes de niñas y niños de entre 2 y 15 años. Ahora tenemos órdenes de captura. A encontrarlos y que los tribunales hagan su trabajo”, remató Cacho.