La Secretaría General de Gobierno del Estado de Puebla informó, por medio de un comunicado, que debido a los sucesos que se han generado en el Congreso local no existen las condiciones necesarias para que la gobernadora electa, Martha Érika Alonso, tome protesta ante los legisladores.

Es por eso que tomará posesión de su cargo mañana, 14 de diciembre, ante el presidente del Poder Judicial.


Hay que mencionar que incluso tras la ratificación de la victoria de Alonso por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el presidente de la Mesa Directiva del Congreso tuvo que decretar la suspensión de las sesiones ordinarias.

La cosa es que tras las elecciones del pasado mes de julio, Morena obtuvo mayoría en el Congreso, y justo es Morena el partido que busca la anulación de las elecciones. 

Recordemos que la legislatura pasada justo antes de irse, aprobó una reforma constitucional a los artículos 57, 61 y 75 para que Alonso pudiera tomar protesta como gobernadora solo ante el Tribunal Superior de Justicia y no ante el Congreso.

De esa forma evitaría las protestas y/o manifestaciones de la bancada de Morena, mismos que estarían presentes en el acto protocolario del 14 de diciembre.


Curiosamente, la iniciativa se presentó ante el Congreso el mismo día en que Alonso se reunió con los diputados de entonces legislatura, misma que representan a los partidos de la Coalición por Puebla al Frente.

En ese momento, Francisco Rodríguez Álvarez, coordinador parlamentario del PAN, afirmó que la iniciativa era para garantizar que si no existen las condiciones al interior o exterior del Poder Legislativo, se pueda llevar el acto protocolario en el Tribunal. Que no es que se trate de blindar a nadie.

Leer: Congreso en Puebla aprueba reforma para “blindar” a Martha Erika Alonso