Y ahora, en la sección “no me digas”, más de 2 mil elementos de diversos cuerpos de seguridad del Estado de México reprobaron sus exámenes de confianza, por lo que deberán ser dados de baja.

Tras un estudio realizado por la organización México Unido Contra la Delincuencia, resultó que, de los 53 mil 638 exámenes de control realizados a policías de varios cuerpos, mil 316 reprobaron por su perfil, 830 deben salir inmediatamente los cuerpos y más de 31 mil fueron aprobados con restricciones.

De los policías evaluados, 830 no aprobaron por presentar algún factor de riesgo, ya sea un problema psicológico, el uso de alguna droga o bien, han aceptado estar vinculados con alguna banda delictiva. La expulsión de estos individuos de los cuerpos policiales fue calificada como urgente.

Otros mil 316 no aprobaron el perfil en el que se encontraban. Básicamente, se encontraban comandando cuando no tenían las aptitudes para desempeñar el cargo, por lo que regresarán a su puesto de policías. Sobra decir que fue gracias a la corrupción que, en primer lugar, lograron llegar ahí.

Los 31 mil aprobados con restricciones, informaron las autoridades, deberán ser sometidos a especialización y capacitación en ciertas áreas y, según informaron las propias autoridades, tendrán que bajar de peso.

De acuerdo con México Unido Contra la Delincuencia, la aplicación de exámenes de control en el Estado de México:

“demuestran que gran número de uniformados están calificados como de poco o nada efectivo su desempeño”.

El Estado de México registra altos y crecientes índices delictivos que exigen atención profesional.

@plumasatomicas