Vía: Reuters

En lo que podría ser unas de las noticias médicas más importantes del año, un grupo de investigadores alemanes afirman haber encontrado una cura al VIH

, luego de relizar un transplante de médula osea a un paciente infectado con el virus y bajo tratamiento por leucemia hace cuatro años, registró que “no se han encontrado restos del virus en los estudios más recientes realizados al paciente”.

La noticia ha impactado ya en los circulos especializados, donde sin embargo ha sido ya matizada la importancia del descubrimiento.

Según fuentes especializadas, el paciente recibió la médula osea de un donante con una mutación genética que hace inmune al portador contra el VIH.

La encima producidad por esta mutación, largamente estudiada desde su descubrimiento en 1990 por varias decenas de cientificos, no ha podido aislarse, por lo que hasta ahora el único método conocido para “vacunar” con ella a algún paciente infectado parace ser la tranfusión de médula osea, un proceso de larga recuperación, peligroso y considerado la “ultima opción” ante enfermedades como la leucemia por su alto indice de mortalidad.

“El tranplante de médula osea implica una destrucción del hueso del paciente y un largo proceso de recuperación, con un alto indice de mortalidad… no es una salida viable, ni práctica contra el VIH”.

Sin embargo, y depués de tan espectacular anuncio, no todo son malas noticias: “la cura es posible y la prueba esta en este hombre… habrá que esperar a que sea técnicamente viable”.