Así inició la semana en la CDMX: las autoridades confirmaron que habían localizado el cuerpo sin vida de Norberto Ronquillo, el estudiante universitario que fue secuestrado en el sur de la capital. A pesar de que sus padres pagaron el rescate, el joven nunca regresó a casa. Los cuestionamientos a las autoridades locales ante la inseguridad no se hicieron esperar y la respuesta oficial de Claudia Sheinbaum, la jefa de gobierno, fue a través de Twitter. 

“Lamento profundamente lo ocurrido con el joven Norberto Ronquillo”, escribía Sheinbaum en punto de las 11:03 de la mañana.

“Nuestro compromiso con la familia y con la sociedad es hacer todo lo que esté en nuestras manos para que haya justicia. Ese es mi compromiso. En unos minutos la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (@PGJDF_CDMX) dará más información”, se limitó a informar la jefa de gobierno.

Al puro estilo de thoughts and prayers, la respuesta de la máxima autoridad capitalina se mantuvo en línea con lo que declaró el presidente esta mañana.

“Lamentamos mucho estos casos, nos duelen. Lo digo de manera sincera”, decía AMLO después de que le preguntaran por este caso en la mañanera de este lunes, 10 de junio. “Estamos trabajado para que haya paz, para que haya tranquilidad”, explicaba.

#NosFaltaNorberto

El caso de Norberto Ronquillo conmocionó a la Ciudad de México durante la semana pasada y su presencia en redes sociales hizo que la historia de este joven fuera bastante difundida. Ronquillo, de 22 años, era un estudiante de Mercadotecnia en una universidad privada en la alcaldía Xochimilco.

Utilizando el hashtag #NosFaltaNorberto, familiares, amigos y activistas denunciaban la inseguridad de la zona y pedían encontrar al joven estudiante con vida.

manifestación-norberto-ronquillo-familiares

Foto: Foro TV.

Las investigaciones indican que Norberto fue plagiado la noche del pasado 4 de junio al salir de clases. Horas después del secuestro, los padres pagaron el rescate exigido en el lugar acordado. Sin embargo, Norberto no apareció. Las autoridades solamente encontraron su coche en las cercanías de la Universidad del Pedregal, con las llaves tiradas a un costado.