Mérida: por incrementos de hasta 300% en tarifas, restauranteros protestarán con “apagón”

Y tanto clamor por la reforma educativa y las consultas aeronáuticas nos han hecho olvidar que la reforma energética está cumpliendo todas las expectativas que vendió cuando fue impulsada. Y si no, que le pregunte a los restauranteros de Mérida, Yucatán que hasta están organizando tremendos apagones para “agradecer” a la CFE las cuentas de luz que les han estado llegando.

De acuerdo con La Jornada, los comensales de la tierra de Cucho tendrán que comerse la cochinita a tientas, ya que los restauranteros andan queriendo bajarle el swicht a sus negocios… aunque algunos crean que es para crear un ambiente más romántico en los establecimientos, la medida es más bien porque ya no quieren pagar tan manchadas tarifas que la CFE les está embarrando en los últimos cortes. De hasta 300% los aumentos, según denuncian.

 

“Ya basta de abusos, de engaños. Necesitamos una solución inmediata”, exigió Alejandra Pacheco Montero, dirigente estatal de la Canirac, quien también indicó que si la cosa continúa como va, cientos de restaurantes podrían quebrar a finales de año. Y cómo no, si todo lo que es par los chicles se va en evitar colgarse del “diablito”: algunos empresarios pasaron de pagar tarifa de 42 mil pesos a desembolsar 92 mil… sin ninguna justificación.

“Pero si de todos modos AMLO va a condonar deudas, ¿qué se preocupan?”, dirán algunos… pero en lo que son peras o son manzanas, mejor cuentas claras. Así que, para que los de la CFE le echen ojo de manera correcta a los medidores, los restauranteros están vislumbrando la posibilidad de armar apagones masivos.

Los apagones serían sólo durante algunas horas en la ciudad… y los empresarios esperan que no sólo le entren los involucrados en el ramo turístico, sino todo la población. El objetivo es que “la sociedad también se dé cuenta de la situación y nos apoye”, añadió Pacheco.

Y, entonces, en lo que se arman los apagones, los restauranteros ya han comenzado a prever otro tipo de acciones para que les salgan las cuentas… no tan chéveres, la verdad: despidos masivos, por ejemplo.