En una reunión ante la ONU, México dio una importante declaración en donde se comprometerá, junto con la comunidad internacional, a terminar con la epidemia de VIH-Sida para el año 2030, logrando así borrar una amenaza para la salud pública del mundo.

Fue el secretario de Salud de México, José Narro Robles

, quien apuntó dicho compromiso, remarcando que en las últimas dos décadas se han logrado avances tan importantes en el tema que no duda que bajo un riguroso y comprometido trabajo se logre el objetivo de terminar con la epidemia.

Ahora “existe la posibilidad real de detener en 2030 la epidemia de este padecimiento. Esto sólo se conseguirá si se mantiene el esfuerzo realizado, si se acelera el reforzamiento de las acciones que han mostrado tener el mayor impacto”, afirmó.

Señaló que actualmente hay metas fijadas específicamente para el año 2020, que van de la mano con el plan de México 90-90-90, que se refiera a que en los próximos años haya diagnósticos para el 90 por ciento de la población, que 90 por ciento de los afectados cuenten con tratamiento y que 90 por ciento tenga supresión viral.

En una entrevista posterior destacó que para lograr el objetivo hay que evitar discriminar las poblaciones más afectadas, hombres que tienen sexo con hombres, personas transexuales, trabajadores sexuales y usuarios de drogas inyectables. Así mismo señaló que el programa se enfocará en los jóvenes, personas entre los 15 y 29 años, donde se concentran la mayor parte de los nuevos infectados. Para dar marcha al programa dijo que habrá que intensificar los programas de detección ya que “uno de cada tres portadores que padecen la infección no lo sabe, no los tenemos identificados y no cuentan con diagnóstico”, señaló.

El punto quizá desequilibrante es que el funcionario aceptó que el reto para alcanzar la meta es meramente presupuestario, ya que tener los diagnósticos de la población abierta y sus tratamientos representa una gran inversión económica.

El compromiso de la ONU con la comunidad internacional es que se reduzcan las transmisiones de VIH de los 2.1 millones que se reportaron en el 2015 a menos de 500 mil para el año 2020. Y por otro lado la comunidad internacional se comprometo a reducir el numero de muertes a causa del VIH, pasando de 1.1 millón en 2015 a 500 mil en 2020.

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA declaró:

“El compromiso de cero nuevas infecciones de VIH, cero muertes relacionadas con sida y cero discriminación ofrecerán un trampolín para la implementación de una agenda socialmente justa, innovadora y basada en la evidencia que termine con la epidemia del Sida para el 2030″