Aunque se está trabajando para pronto hacernos del sitio de honor, cabe destacar que Siria se encuentra en pleno conflicto armado, así que el número de muertes que anualmente reporta está “justificado”. México, por el contrario -según- está en situación de “paz”… por ello, el índice de violencia es más preocupante.

De acuerdo con el informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres, México es el país más violento del mundo… bueno, sólo después de Siria, nación en la que se calcula que anualmente mueren 50 mil personas a causa de la guerra civil por la que atraviesa. En cambio, México, país donde “la crisis está en nuestra mente”, se reportó el año pasado la cifra de 23 mil muertes vinculadas al crimen organizado.

Según reporta La Jornada, las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública mexicano señalan que en 2016 hubo 20 mil 824 homicidios dolosos, cifra que incluye tanto víctimas del narco como de la violencia en general, razón por la que las autoridades podrían desestimar el problema…

Para los especialistas del IISS, el caso de México debería de tener más atención mediática, debido a que la mayoría de las muertes en nuestro país se pueden atribuir a casos en los que se utilizó armas pequeñas. En México existe “un conflicto marcado por la ausencia de artillería, tanques o aviación de combate”, pero no por eso menos terrible, señaló el director general del IISS, John Chipman.

Para embarrárselo en la jeta de quienes aseguran que la violencia e inseguridad van a la baja (cof, EPN/Osorio Chong, cof), México vive una situación de violencia superior a la que se vive en países con prolongadas guerras civiles: Somalia, Sudán, Yemen, Afganistán, Turquía, Nigeria, algunos de ellos.

Algo en lo que deben de poner atención los jefes de gobierno, que se niegan a aceptar que en donde administran pueda existir violencia (cof, Mancera, cof), es que Chipman destacó que una conclusión que se puede desprender del informe del IISS es que los conflictos armados se están moviendo. De antes desarrollarse en sierras, bosques y lugares aislados, ahora lo hacen en las urbes: “mientras que el insurgente típico antes combatía en las montañas, los bosques o en la selva, ahora él o ella se encuentra muy a menudo en un entorno urbano”.

Lo anterior -destacó Chipman- es terrible para los habitantes y refugiados, quienes buscan cada vez más protección en los centros urbanos. De acuerdo con el informe del IISS, en casi la mitad de los conflictos detectados, las ciudades juegan un papel importante. Esto plantea una nueva estrategia para las tropas gubernamentales… eso cuando hay una, pero cuando ni estrategia existe…

Quien escribe esto se llama Alvaro Cortés. Ha sido comerciante, asistente, operador de call center, guionista de TV Educativa, traductor, profesor y, desde hace 10 años, redactor en sopitas.com. Como...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook