Aunque lo más seguro es que nadie los va a pelar, que no se diga que por ellos quedó: tal y como lo adelantaron hace varios días, los gobiernos de México y Uruguay presentan su plan para enfrentar la crisis en Venezuela. Lo llaman el “Mecanismo Montevideo”… Bueno, al menos tiene un nombre así, medio apantallador, ¿no?

Dicho mecanismo (el cual adopta el nombre de la ciudad uruguaya en la que se celebrará la conferencia de países neutrales sobre el tema Venezuela) es suscrito, tanto por el gobierno de AMLO, Tabaré Vázquez, como por países de la Comunidad del Caribe (CARICOM), la cual está conformada por 15 naciones del Caribe y dependencias británicas (ándale, ríete Denise Dresser).

Conferencia países neutrales

Foto: @SRE_mx

En fin, en el texto con el que se da a conocer el “Mecanismo Montevideo” se indica que éste atiende el llamado hecho por el secretario general de la ONU, António Guterres, quien considera que la única vía para abordar la situación que se vive en Venezuela es el diálogo para la negociación… y, claro, aunque los críticos de la neutralidad digan lo contrario, se reafirma que todo esto se hace con amplio respeto al derecho internacional y a los derechos humanos.

“La posición histórica de nuestros países ha sido y será siempre la de privilegiar la diplomacia sobre las demás alternativas, ya que solo así se podrá alcanzar la paz y la estabilidad de manera sostenible, legítima y efectiva”.

En fin, los firmantes del “Mecanismo Montevideo” dejan lo que creen que puede servir para encontrar una solución a la crisis de Venezuela, ya si los actores involucrados quieren utilizarla, es su bronca. Dicho mecanismo consiste nomás en cuatro pasos:

Diálogo Inmediato: Generación de condiciones para el contacto directo entre los actores involucrados, al amparo de un ambiente de seguridad.

Negociación: Presentación estratégica de los resultados de la fase de diálogo a las contrapartes, buscando puntos en común y áreas de oportunidad para la flexibilización de posiciones e identificación de acuerdos potenciales.

Compromisos: Construcción y suscripción de acuerdos a partir de los resultados de la fase de negociación, con características y temporalidad previamente establecidas.

Implementación: Materialización de los compromisos asumidos en la fase previa, con el acompañamiento internacional.

 

Pues ahí está la propuesta, la cual se hace sin ningún interés más que las partes que representan Guaidó y Maduro se pongan a dialogar y encuentren una solución pacífica a sus diferencias. Si les llama la atención la propuesta, los intermediarios para poner en marcha el mecanismo serían Rebeca Grynspan, exvicepresidenta de la República de Costa Rica y actual secretaria general Iberoamericana, los excancilleres de Uruguay y México, Enrique Iglesias y Bernardo Sepúlveda; y Sir David Simons, expresidente del Tribunal Supremo de Barbados, como alto representante de CARICOM.