Luego de estar en el bote por más de cuatro años por supuestamente haber tenido nexos con el crimen organizado, el exgobernador de Michoacán, Jesús Reyna, va por la suya: presentó una demanda penal contra funcionarios federales. Según el exmandatario fue víctima de extorsión.

Aunque varios medios indican que la denuncia de Jesús Reyna es contra funcionarios de la Fiscalía General de Justicia, de acuerdo con medios locales, el exmandatario aclaró que los hechos delictivos por el señalado tuvieron lugar cuando estuvo en arraigo… así que, en realidad, Reyna va contra funcionarios federales de la época de Alfredo Castillo.

Foto: Especial

De acuerdo con Reforma, el exgobernador de Michoacán acusa que en 2014 se le pidió una fuerte suma de dinero a cambio de su libertad. “Se trata de una tentativa de extorsión por 2 millones de dólares para obtener mi libertad, cuando yo me encontraba en el arraigo y creo que esto es bastante significativo acerca de la forma como estas personas procedían“, señaló Reyna.

Por el momento no soltó ningún nombre de los presuntos extorsionadores… pero adelantó que en los próximos días presentará más denuncias penales en las que estarán involucrados miembros del Poder Judicial de la Federación, además de representantes de un tribunales colegiados y unitarios… para más pistas, ambos tienen sede en Toluca.

Por si lo anterior no fuera poco, también interpondrá quejas antes la el Consejo de la Judicatura Federal y la Secretaría de la Función Pública.

Foto: Especial

Luego de darse a conocer grabaciones en las que aparecía con Servando Gómez, La Tuta, el exgobernador fue arraigado por presuntos vínculos con el crimen organizado… sin embargo, recientemente recobró su libertad, cuando la Fiscalía General de la República retiró los cargos en su contra.