Este lunes, mientras los que viven acá celebrábamos con tacos de carnitas el cumpleaños de Benito Juárez, un mexicano de 40 años que se había ido a Estados Unidos en búsqueda de mejores oportunidades murió bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza. Es el cuarto migrante que muere en los últimos meses tras haber sido detenido por las autoridades estadounidenses.

Hasta el momento, el nombre del fallecido no ha sido identificado.

El migrante mexicano murió en el Centro Médico Las Palmas en El Paso, Texas. Según esto, lo  habían diagnosticado con síntomas de gripe, daños al riñón y fallas en el hígado.

En un comunicado de prensa, las autoridades de Aduanas y Protección de la Frontera (CBP, por sus siglas en inglés) mencionaron que el hombre había sido detenido en las primeras horas del 17 de marzo por agentes de la Patrulla Fronteriza, por intentar entrar a Estados Unidos de manera ilegal después de haber sido deportado en otra ocasión. “Nuestros pensamientos y plegarias están con su familia y sus seres queridos”, aclara la misiva.

vieja-confiable-meme

—¡Sí! Le aplicaron la vieja confiable: “thoughts and prayers”—

Las autoridades de Estados Unidos aseguran que se inició una investigación independiente del caso para asegurar que el detenido haya tenido un trato seguro, humano y digno. Además, informaron que el Gobierno mexicano ya fue notificado del fallecimiento de uno de sus ciudadanos. 

De acuerdo a Buzzfeed News —el de EUA—  este es el cuarto migrante muerto bajo la custodia de las autoridades fronterizas en los meses recientes. En febrero, otro hombre mexicano murió por síntomas similares a cirrosis y en diciembre, dos niñas guatemaltecas, de 7 y 8 años, murieron en condiciones poco claras.