FOTO: GUSTAVO MARTêNEZ/CUARTOSCURO.COM

Migrante salvadoreño e hija mueren ahogados en río Bravo; intentaban cruzar a EEUU

Como si hiciera falta algo para evidenciar la crisis migratoria que se vive en la frontera México-Estados Unidos, un hombre y su hija de sólo un año fueron murieron en las aguas del río Bravo. Todo esto ante los ojos de la esposa y madre de los fallecidos.

Según reportan diversos medios, el migrante de origen salvadoreño y su hija perdieron la vida al intentar cruzar la frontera, esto luego de dos meses de permanecer en un campamento para migrantes ubicado en el puente Puerta México, en espera de conseguir una cita para realizar la solicitud de asilo en Estados Unidos. Su intención era ingresar a Brownsville, Texas.

Tania Ávalos, esposa de Óscar Alberto Martínez, nombre del migrante salvadoreño, señaló que éste tomó a su hija Valeria y ambos consiguieron llegar al otro lado del río Bravo… sin embargo, cuando se disponía a ayudarla a ella, se percató que la niña se arrojó nuevamente al agua, quizás intentando seguir a su padre. Al notar esto, Óscar regresó y sujetó a su hija, pero fue en ese momento que una fuerte corriente los arrastró y hundió.

Foto: GettyImages

Al darse cuenta que su familia era arrastrada por las aguas del río Bravo, Tania solicitó ayuda a las autoridades. Fueron elementos del cuerpo de bomberos y la Marina, así como policías estatales, quienes realizaron las tareas de búsqueda. Doce horas después, los rescatistas encontraron los cuerpos sin vida de padre e hija, esto a 500 metros del último lugar en que fueron vistos con vida. Fueron hallados juntos, con muestras de que Óscar luchó por mantener con vida a la pequeña Valeria.

De acuerdo con El Universal, Óscar Martínez contaba con 25 años, mientras que su hija estaba por cumplir dos. Los hechos en que perdieron la vida ocurrieron el domingo por la tarde, tras dos meses de esperar la oportunidad de presentar su solicitud de asilo en Estados Unidos. Según La Jornada, en promedio las autoridades norteamericanas sólo conceden un promedio de tres citas a la semana.