“No, pues con ese discurso que se reventó Claudia Ruiz Massieu, me doy cuenta que el PRI debería seguir gobernando. Ya no son como antes… luego, luego, se ve que ya son diferentes” (dijo nadie nunca).

Luego de la arrastrada que le pusieron a su partido en las pasadas elecciones presidenciales y ahora ya colocados como oposición minoritaria, el PRI tuvo una discreta celebración de sus 90 años de vida. Tan discreta, que la única voz que sonó en el auditorio Plutarco Elías Calles de la sede tricolor fue la de la gris Claudia Ruiz Massieu…

Lejos de las porras masturbatorias que se enarbolaban cuando el PRI cumplía años con EPN en la presidencia, Ruiz Massieu dedicó su discurso a intentar levantar el decaído ánimo tricolor: vamos a renovarnos, planteó la líder del partido que tiene como carta fuerte para su próxima dirigencia a… nada menos que el muuuuuy renovado José Narro Robles. Uffffff… sangre nueva.

Foto: Notimex

La fantasmal extitular de la Secretaría de Relaciones Exteriores aseguró que, ahora que el ambiente está bien polarizado, el PRI se coloca como una buena opción… así, la ciudadanía no tendrá que elegir entre quienes “plantean desmantelar las instituciones (…) y aquellos que tienen una visión conservadora de la realidad, apegada a principios religiosos”… mejor irse con ellos, que son “la alternativa del equilibrio y la gobernabilidad”… (cof, prueba de ello, cof, EPN, a quien ya ahsta quieren correr del partido, cof).

Antes de su discurso , quizás precisamente ante la cábula en redes que causó la noticia de que militantes del PRI exigen expulsar a EPN, Claudia Ruiz Massieu mandó una serie de tuits en los que, como voz representante del tricolor, aseguró que, pese a las acusaciones de mal gobierno, militantes ratotas y administraciones llenas de corrupción, los priistas celebran sus 90 años “orgullosos de nuestro pasado y con la frente en alto, dispuestos a construir el futuro”.

Y de ahí… directo a la magna celebración. Que ni magna, ni celebración. Además del discurso de la sobrina de Carlos Salinas de Gortari, el evento para conmemorar las nueve décadas del PRI nomás contó con unas desangeladas Mañanitas entonadas por los desentonados militantes de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares.