Ya sea porque el soldado se pasó de lanza por puro gusto o porque le ganó la adrenalina después de haber sido emboscado y ver cómo uno de sus compañeros fue asesinado por la espalda, las autoridades militares de deslindan del asunto de la supuesta ejecución realizada el pasado 3 de mayo, en Palmarito, Puebla.

Si, como se ve en video, el elemento de las fuerzas armadas disparó contra un civil, cuando éste ya estaba desarmado y sometido, fue porque así se lo mandó el corazón y no porque los soldados desde arriba tengan la orden de echarse a cuanto cristiano se tope en su camino, señalaron mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional al Diario Reforma.

De acuerdo con fuentes del periódico capitalino, los elementos que fueron enviados a El Palmarito -zona en la que se dio el enfrentamiento entre huachicoleros y fuerzas militares- estuvieron por cerca de dos horas bajo el estrés de los ataques… así que no es raro que por momentos perdieran el control de la situación.

“Si un elemento, un soldado disparó contra un civil herido y sometido fue de motu propio y no derivado de una orden superior”, aclaró el mando de la Infantería de la Primera Región Militar, añadiendo que esa noche (la del 3 de mayo), a los soldados sólo se les dio la orden de llevar a los detenidos ante las autoridades. “No se ordenó otra cosa”, puntualizó el militar.

¿Y se les aclaró que los detenidos debían ser entregados vivos? Ehhhhhhhhh…

Según señala Reforma, el mando operativo señaló que de haber ocurrido lo contrario (como todo parece indicar que ocurrió), es porque el elemento militar en cuestión desobedeció las órdenes que le fueron dadas para ejecutarse en el lugar de los hechos. Respecto al castigo al que podría hacer acreedor el soldado transgresor, el entrevistado no mencionó nada.

Aunque el video de la ejecución del civil a manos de un soldado ha sido ampliamente difundido en diferentes medios nacionales e internacionales, al respecto no se había pronunciado el presidente Enrique Peña Nieto (quizás porque no lo publicó Leonardo DiCaprio en su Instagram). Por ello, periodistas lo interceptaron cuando iba saliendo de echar taco en el Club de Industriales y al cuestionarle sobre la agresión del soldado, así respondió el mandatario: “no tengo nada que declarar”.

¿Entonces así va a quedar el asunto? Bueno, “habrá que hacerse la investigación correspondiente. Y eso es lo que ya ha señalado abiertamente la PGR y la propia Defensa Nacional”… así que espérense.