Sobrevive con una granada encajada en la mandíbula

*Via El Mundo Karla Flores, una mujer de Culiacán, Sinaloa, fue victima de un ataque cuando alguien le lanzó una granada a la cara; lo increíble fue que la granada no la matara y que esta se quedara atorada en su boca.

*Via El Mundo

Karla Flores, una mujer de Culiacán, Sinaloa, fue victima de un ataque cuando alguien le lanzó una granada a la cara; lo increíble fue que la granada no la matara y que esta se quedara atorada en su boca.

Cuándo Karla llegó al hospital en Culiacán, los doctores habían pensado que una roca le había pegado, más nunca se imaginaron que había sido un proyectil de este tipo y tan fulminante . Posteriormente, cuando se observaron los rayos X y se detectó el artefacto explosivo, los médicos se tuvieron que evacuar el hospital por el peligro que la granada suponía, en caso de que estallara.

Karla no podía respirar y por complicado que parezca, fueron varios médicos los que se negaban a auxiliarla por temor a que el artefacto pudiera hacer explosión, pues de acuerdo a datos del Ejército, se trataba de una ojiva salida de un lanzagranadas que, en caso de explotar, mataría a cualquiera en un radio de 10 metros.

Con ayuda de expertos en explosivos del ejército mexicano, Karla fue trasladada a un campo abierto para poder realizar una operaración de más de cuatro horas de duración y Karla, con anestesia local, logró aguantar una traqueotomía para poder volver a respirar tranquilamente.

La granada fue extraída por un doctor que no portaba vestidura contra balas, pero fue asistido por expertos militares. Aunque Karla perdió los dientes y tendrá que seguir asistiendo a terapia durante los próximos meses, Karla sólo escribió palabras de agradecimiento a los médicos, a su familia y al misterioso hombre que la dejó en el hospital cuando se desangraba en la calle. Frente a la eficaz respuesta de médicos y espontáneos, la Policía aún no ha explicado de donde salió la granada que se incrustó en su cara.

Top Relacionadas