Y si creían que los políticos no podían ser más cínicos… pues es que no conocen a Mónica Ramírez, regidora priista del municipio de Chicomuselo, Chiapas, quien luego de arrollar con su auto a un motociclista, todavía se puso diva y no dejó de expresar su enojo…

Cabe señalar que la flamante militante del PRI aceptó que al momento del fregadazo se encontraba en estado de ebriedad… pero eso qué, “¿no te molestaría que de la nada se te meta alguien y tengas que pagar algo que no es tu culpa?“, preguntó la edil de un lugar en el que, aparentemente, no ha de ser delito manejar luego de chupar.

La fina regidora de Chicomuselo nos dio la versión de los hechos y más o menos así estuvo el asunto: “vengo en mi lugar, él se mete y meto el frenazo, ahorita me dicen que están en el hospital y tengo que pagar, estoy enojada y molesta porque de la nada se mete”, señaló la alcoholérica funcionaria al momento de ser videograbada.

Con la ecuanimidad que sólo se alcanza después de consumir Tonayán (o sus derivados), la regidora Ramírez aceptó hacerse cargo de los gastos que el encontronazo generó. “No me moleshta… yo lo pagó”, aseguró… para luego recular y comentar de la forma más elegante que, bueno sí, sí estaba molesta, porque alguien de su talla, con directora del DIF como familiar y con amigas regidoras del PRI, bien podría hacerla de emoción (“de pedo”, dijo ella)… pero se aguantaba las ganas. Ella lo dijo así:

Si yo quisiera hacer una gran bronca, yo lo podría hacer… pero yo no. Mira papito: yo no estoy haciendo absolutamente nada y la culpa la tiene él. Legalmente, mira padre. Sinceramente él hizo un pedo porque se me metió y yo creo que te molestaría que de la nada viene alguien y se te mete… y justo frenas y un vergazo. Cuando menos cuenta te das ya le metiste un vergazo”, exclamó la princesa de Chicomuselo. De acuerdo con Milenio, las autoridades municipales lograron que la regidora y la parte afectada llegaran a un acuerdo.

A lo mejor la jarra la agarró nomás de puro despecho: según se reporta, la regidora Ramírez denunció días antes que la alcaldesa de Chicomuselo, Chary Yanet Ríos, la destituyó de la Comisión de Salud sin siquiera avisarle de forma oficial y por escrito.

Además, denunció que los miembros del cabildo local ejercen violencia de género. Hasta el momento el cabildo no se ha pronunciado al respecto, lo cual también es condenable, dado como están las cosas a nivel nacional.