Andrés Manuel ha sido muy claro con su propuesta rumbo a 2018: todos son bienvenidos en Morena sin importar su pasado político. Las puertas del Movimiento de Regeneración Nacional, ha dicho AMLO en repetidas ocasiones, están abiertas de par en par para “mujeres y hombres de buena voluntad“. Así como se lee: toda la gente que quiera formar parte de la organización —militantes de otros partidos o ciudadanos independientes— tiene un lugar asegurado dentro del partido que se promociona como “la esperanza de México“. A principios de abril, López Obrador organizó un evento en el Monumento a la Revolución para firmar el Acuerdo de unidad para la transformación de México. A este convenio se suscribieron políticos de chile, mole y pozole: priistas, panistas, perredistas y algunos empresarios como Esteban Moctezuma y María Asunción Aramburuzabala. Básicamente, entre las miles de personas que se adscribieron al acuerdo, se encuentran varios personajes que otrora pertenecían a la Mafia del Poder.

El sábado 8 de julio, durante la firma del Acuerdo de Unidad en Sonora, la polémica sobre los pecadores absueltos volvió. Lino Korrodi, excoordinador de campaña del expresidente Vicente Fox Quesada y quien recaudó fondos millonarios para el panista a través de la fundación “Amigos de Fox”, signó la propuesta presentada por Andrés Manuel López Obrador. Al ser cuestionado al respecto, AMLO declaró que todos cometemos errores y que “en la vida se vale rectificar”. El dirigente morenista dijo que no se vale que alguien esté marginado o estigmatizado sólo por cometer un error, que la gente se está uniendo a Morena —de buena fe— para cambiar al país y que todos merecen una nueva oportunidad. La fundación de Korrodi fue sancionada por el Instituto Federal Electoral en 2003 por recaudar recursos —91 millones de pesos— que no fueron reportados y con los cuales, además, rebasaron el tope de gastos de campaña.

“Yo no conozco a Andrés Manuel”, dijo Korrodi este lunes en una entrevista radiofónica. “Pero lo estoy empezando a conocer, estoy en ese proceso y siento y creo que es una gente que en primer lugar genera esperanza, tiene un contacto muy fuerte de empatía, solidaridad con todas esas gentes pobres, humildes, totalmente abandonadas que sufren”, continuó el fundador de “Los amigos de Fox”.

Lino Korrodi, exoperador financiero de Vicente Fox, se une a Morena

Foto: Especial

Morena limpia el pecado del mundo

“Todo el que está en el PRI y decide pasarse a Morena, y se arrepiente de todo lo que pudo haber hecho mal, nosotros pensamos que se le debe de perdonar“, declaró AMLO en febrero pasado. Al equipo de Andrés Manuel se ha sumado recientemente gente que en otros tiempos “formaban parte de la Mafia del Poder”. Para poner un ejemplo, ahí están los empresarios Alfonso Romo y Esteban Moctezuma: el primero fue uno de los artífices de la llegada de Vicente Fox a la presidencia, mientras que Moctezuma es economista y presidente ejecutivo de Fundación Azteca, ex titular de la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Desarrollo Social durante la administración del expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León, además  de que fungió como coordinador de campaña de Francisco Labastida en el 2000. Sin importar su “pasado” y las acusaciones previas, ambos personajes fueron convertidos, purificados y hoy pertenecen al proyecto de nación de AMLO para 2018.

Andrés Manuel López Obrador, presidente nacional de Morena

Foto: Morena

La anexión de Korrodi al proyecto de AMLO se empalmó con la controvertida declaración de Manuel Bartlett, exsecretario de Gobernación durante la gestión de Carlos Salinas de Gortari, a quien algunos responsabilizan de la caída del sistema, hoy aliado de López Obrador. El pasado sábado 8 de julio, Bartlett dio unas declaraciones bastante contradictorias. El entonces encargado de la Comisión Federal Electoral afirmó que Salinas de Gortari, a quien AMLO considera el líder de la Mafia del Poder, no ganó las elecciones de 1988; según el actual senador de Morena, el fraude no fue de manera cibernética —como se ha dicho a través de los años— sino que simplemente se modificaron las cifras de la votación y se pactó con el Partido Acción Nacional y algunos líderes del Frente Democrático Nacional, el cual postulaba a Cuauhtémoc Cárdenas.

Bartlett después reculó y dijo que, en realidad, nunca contó con los elementos para asegurar si Salinas de Gortari había ganado o perdido la contienda electoral y que su papel en el presunto fraude solamente consistió en dar a conocer los resultados preliminares de la elección presidencial. Que un personaje como Korrodi se sume al plan de AMLO después de pertenecer a otro partido o corriente ideológica no debería de extrañar demasiado. Hay quienes se dicen sorprendidos por la determinación del político tabasqueño y aceptar al cascajo de otros partidos El reciclaje de estos personajes es una constante en la trayectoria de Andrés Manuel. Siempre ha sido así. Y la gente ha seguido votando por él a pesar de este pragmatismo político. Hay quienes dicen que sólo le falta sumar a Morena a los dueños de Monex, a Javier Duarte o a Vicente Fox. Morena se vende como una opción diferente pero se está conformando con los mismos de siempre.

Después de todo, hay que preguntarnos: ¿qué tienen en común Manuel Bartlett, Manuel Camacho Solís, Marcelo Ebrard, Arturo Nuñez, Juan Sabines, Ricardo Monreal y Gabino Cué?