Después de la campal que se armó ayer en la Cámara de Diputados por la propuesta de Morena para modificar la Ley Orgánica del Congreso, de que Porfirio Muñoz Ledo renunciara para no causar más pleito y de que el jefe de jefes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, calificara como “una vergüenza” la iniciativa para quedarse un ratito más en la presidencia, tal parece que Morena ya lo pensó mejor y decidió que siempre no.

Este miércoles tras discutirlo su reunión plenaria privada, los diputados de Morena acordaron retractarse de la iniciativa de reforma a la ley orgánica del Congreso, lo que dejaría la puerta abierta al PAN para presentar a otro candidato para la presidencia.

Resulta que tomaron en cuenta los jalones de orejas “los llamados” de AMLO y de Sánchez Cordero para terminar con la crisis institucional que ya estaba encima de la Cámara.

Y no es todo lo que acordaron. El grupo de legisladores va a pedirle al PAN que le deje la vicepresidencia para dársela al Partido del Trabajo.

¿Jalón de orejas?

El día de ayer el grupo parlamentario Morena presentó una iniciativa ante la Cámara de Diputados para que, al tener la mayoría de legisladores, pudiera tener la presidencia de la Mesa Directiva la mitad del tiempo de la Legislatura (año y medio) y que la otra mitad se la rolaran los demás partidos.

Es decir que se quedaran con el trono otros seis mesesitos.

Como era de esperarse la oposición dio el grito en el cielo y armaron una campal en la Cámara de Diputados acusando a Morena de no cumplir con los acuerdos y de querer modificar leyes a modo para quedarse con la presidencia.

Momentos después y tras “reflexionarlo” a fondo, el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo, anunció su renuncia a la presidencia para evitar más enfrentamientos.

Fue hasta la conferencia mañanera de este miércoles, que el mero patrón (AMLO) calificó como una vergüenza la iniciativa de Morena y aseguró que un partido no puede aprovecharse para modificar la ley en beneficio personal sólo por tener la mayoría.

“Yo no voy a meterme, pero era una vergüenza”, afirmó el Presidente.