Apenas vamos empezando el año y el mundo de la música ya ha sido golpeado fuertemente, y el día de hoy nos tocó en nuestro país pues el gran guitarrista mexicano, Chamín Correa –mejor conocido por todos como ‘el requinto de oro’– murió a los 90 años de edad.

Así lo informó en su cuenta de Twitter el cantante y compositor de boleros, Carlos Cuevas, donde escribió que lamentaba mucho la pérdida de uno de los pilares de la música romántica en México. Hasta el momento lo único que se sabe es que murió después de sufrir un infarto al miocardio. 

Chamín nació el 4 de diciembre de 1929, en medio de una familia apasionada por la música, inculcándole el amor a este arte. Desde muy chico comenzó a tocar la guitarra, instrumento que lo llevaría más tarde a la fama. Fue hasta años después que junto a dos de los pesos pesados de la composición romántica de nuestro país, Roberto Cantoral (sí, el mismo de “El Triste” de José José) y Leonel Gálvez formó el famoso trío Los Tres Caballeros.

Junto a sus compañeros –además de ser un excelente compositor– sobresalió por la fenomenal manera que tenía en la guitarrra, sobre todo a la hora de hacer requintos, técnica que se convirtió un sello característico de Correa. En poco más de 60 años en la industria musical, Chamín logró trabajar con artistas de todo tipo de géneros como Rocío Dúrcal, Gloria Estefan, Enrique Guzmán, Óscar Chávez, Julio Iglesias, Lucía Mendez, Dulce, entre muchos más.  Entre las canciones más conocidas en las que participó están “La Barca”, “El Reloj” y “Pérfida”.