Un campesino de 63 años falleció el fin de semana en la banqueta del centro de salud del municipio de Coquimatlán, Colima, después de haber tocado la puerta del lugar durante 20 minutos sin que lo atendieran, este suceso fue mencionado en el Congreso Local por un diputado panista.

Gregorio Mancilla González, padre de siete hijos, acudió a la institución médica a pedir ayuda luego de presentar síntomas de intoxicación por haber realizado labores de fumigado con productos químicos. Cuando por fin le abrieron, el hombre ya había muerto.

El diputado Lino Castellanos hizo notar que desde hace dos años y medio la cabecera municipal de Coquimatlán, con una población de más de 20 mil habitantes, carece de médico de base en el turno vespertino.

Esta situación, pudo haber sido causa de la muerte de otras dos personas: una mujer proveniente de la localidad de Pueblo Juárez, quien llegó con problemas en las vías respiratorias, y un bebé de un mes de nacido, fallecidos en el último mes después de ser atendidos por médicos pasantes en ese mismo centro de salud.

“No es tolerable tener instalaciones de salud sin médicos, sin medicamentos, sólo con equipo demasiado básico y que no se otorgue una atención de salud adecuada a nuestra gente. No les pido la luna, ni se les pide algo del otro mundo, se les pide que haya un médico y que no dejen indefensos, frente a situaciones que no pueden enfrentar, a unos pasantes que están estudiando y que merecen todo mi respeto”, comentó el diputado.

Orlando Lino solicitó al gobernador Mario Anguiano Moreno y al titular de Salud resolver esa situación a la brevedad posible.

coquimatlan

Ante estos señalamientos, la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno de Colima emitió un comunicado en el que aseguró que el campesino llegó al centro de salud con paro cardiorrespiratorio y “el personal de salud que atendía en ese momento a otros pacientes, al percatarse de la presencia de esta persona, acudió de inmediato a hacer la detección de signos vitales y realizar maniobras de reanimación”.

“La causa del deceso de esta persona no afiliada al Seguro Popular, que no ocurrió en el Centro de Salud, resultó por edema agudo pulmonar e infarto agudo al miocardio por hipertensión arterial sistémica y diabetes mellitus con cinco años de evolución. Contaba con antecedentes de infartos previos y no tenía control adecuado de sus padecimientos”.

En relación con la muerte de la mujer: “el reporte médico puntualiza que fue trasladada por familiares en vehículo particular a dicha unidad de salud, a la cual llegó sin signos vitales y contaba con antecedentes de hipertensión arterial y diabetes mellitus, ambas con larga evolución; contaba con recomendación de hemodiálisis por parte de un centro hospitalario, sin que se aceptara dicho procedimiento por parte de los familiares”.

Y sobre el recién nacido, apuntó el comunicado, no se cuenta con registro alguno de solicitud de atención en la mencionada unidad médica.

“La comunicación directa y con fundamento es un valor de los colimenses que coadyuva a la mejora de todos los servicios que se ofrecen a la población; y en este caso, el diputado Lino, al momento no ha tenido el acercamiento ni ha presentado queja formal ante los Servicios de Salud por la supuesta falta de atención en dicha unidad”, concluyó.

Los habitantes de Coquimatlán contradicen lo dicho por la Secretaría de Salud, al asegurar que en su centro médico hace falta personal para brindarles un buen servicio. Los habitantes refieren que falta medicamento y equipo para atender, además de capacitar al personal para ofrecer un trato digno.

¿A quién le creemos?

Vía: Proceso, Diario de Colima