Las historias de gandallismo parecen nunca tener fin en este hermoso país llamado México (igual y en otras naciones también, pero ps nosotros nos enteramos de las que pasan acá). Ésta, por supuesto, que no es la excepción, ya que una mujer fue multada con 500 pesos por utilizar a su perro pitbull para evitar que el personal de la junta de aguas tomara lectura de su consumo. Mega chale.

Esto ocurrió en el municipio de Cuauhtémoc, en el estado de Chihuahua, y el caso se dio a conocer luego de que en redes sociales se viralizara la imagen de un recibo de agua en donde se puede apreciar un monto de 500 pesos bajo el concepto “Recargo por perro bravo”, esto gracias a que uno de los trabajadores de la Junta Municipal de Aguas y Saneamiento del municipio de Cuauhtémoc, casi fuera agredido por el perro pitbull de la señora en cuestión.

El trabajador aseguró que cuando se acercó al medidor de agua, el portón eléctrico donde se encontraba el perro se abrió, por lo que el pitbull se fue encima. Por ello, la junta de aguas de Chihuahua puso el cargo extra a la señora, aunque más que para cobrárselo era un plan con maña, ya que la doñita enojada fue a reclamar dicha multa, y ahí la dependencia aprovechó para que pagara su consumo y de paso, la regañara por utilizar a su firulais para evitar la lectura de agua.

Al final el cargo le fue devuelto a la usuaria, quien alegó en su defensa que su mascota no era agresiva, y que “sólo se les iba encima a los tarahumaras porque los odiaba” (mmm ok?). Hasta eso, a la doñita le fue bien, ya que el titular del organismo, Mario Anchondo Cuilty, mencionó que las sanciones por impedir la toma de lectura pueden ser desde 1 mil 689 pesos, hasta 8 mil 499 pesos, según la Ley de Agua local.

Así que ya saben, amigos, si están pensando en utilizar a sus chihuahuas o cualquier otro perrito para asustar a los trabajadores del agua, mejor piénsenlo dos veces, o bien, pasen un 🐶🐻intentando justificar las gracias de sus perrhijos.