Antes de que les dé por hacer un Denise Dresser y tuiteen contra “ya saben quién”, nomás porque así ya les nace por instinto, remarcamos que Franco Manuel Casella, el diputado de la Asamblea Nacional que recibió resguardo en la Embajada de México en Caracas, Venezuela, es miembro de la fracción opositora a Nicolás Maduro…

Por medio de un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dio a conocer que Casella acudió a la Embajada de México en Caracas para evitar que le caiga la voladora, luego de que el Tribunal Supremo de Venezuela, (controlado por Maduro, claro) acusó a varios legisladores de la Asamblea Nacional de traición a la patria.

Además de presidente de la Subcomisión de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, el diputado Casella es integrante del Partido Voluntad Popular, del cual es militante el llamado “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó.

De acuerdo con La Jornada, Franco Casella es uno de los legisladores a quienes se les retiró el fuero debido a su participación en el levantamiento militar fallido en contra de Nicolás Maduro.

Recordemos que la intentona para derrocar al sucesor de Hugo Chávez se dio luego de que, con la liberación del opositor Leopoldo López, Guaidó agarró valor y convocó a militares a salir a las calles y sublevarse contra el gobierno de Maduro. Aunque el “presidente encargado” aseguró que tenía el apoyo de las fuerzas armadas para (ahora sí) hacerse del poder que le otorgó la Asamblea Nacional (que él preside), a final de cuentas el levantamiento (denominado “Operación Libertad”) fue fácilmente apaciguado.

Foto: Reuters/ Juan Guaidó y Leopoldo López

¿Entonces el gobierno de la 4T ya está de lado de Guaidó?

En su comunicado, la SRE aclara que el resguardo de Franco Casella se realiza en apego al derecho internacional. Toda vez que “México reitera su compromiso con el respeto, protección y promoción de los derechos humanos de las personas, independientemente de su afinidad política y subraya su preocupación por la situación de los derechos humanos, el derecho al debido proceso y la inviolabilidad de la inmunidad parlamentaria en Venezuela, en especial de los integrantes de la Asamblea Nacional de dicho país“.

Pese a presiones internas y externas, el gobierno de AMLO se ha abstenido de pronunciarse a favor o en contra del gobierno de Nicolás Maduro, es decir, se ha declarado neutral frente a las broncas que desde hace meses se traen en Venezuela, luego de que Juan Guaidó se proclamó “presidente encargado”.