Foto: Cuartoscuro.

Municipios de la esperanza manejan alta vulnerabilidad ante impacto de coronavirus: UNAM

Este 18 de mayo, algunos municipios de la esperanza fueron los primeros en reincorporarse a las actividades económicas —según el plan de la “nueva normalidad” de AMLO. En este contexto, investigadores de la UNAM advirtieron que la mayoría de estas zonas manejan niveles críticos, alta o muy alta vulnerabilidad.

Es decir, son vulnerables en tanto el acceso al sistema de salud es difícil y se acentúan las carencias económicas. Por esta razón, el Instituto de Geografía explicó que el gobierno de AMLO tendrá que monitorear con lupa la reincorporación a las actividades.

Foto: Secretaría de Salud

De acuerdo con el grupo de investigadores, estamos ante una situación donde “el riesgo bajo” ante los contagios NO existe.

Es decir, esta reapertura y la “nueva normalidad” implican escenarios de alto riesgo —ante la necesidad de retomar las actividades económicas, la amenaza de que surjan más casos de coronavirus y la saturación de los hospitales.

Atlas de alta vulnerabilidad en las zonas metropolitanas ante el coronavirus

Debido a que se sabe poco del COVID-19 y existen planes para retomar las actividades económicas, los académicos de la UNAM —coordinados por el Instituto de Geografía— crearon un atlas de vulnerabilidad urbana que integra 59 zonas metropolitanas de México.

¿Y para qué sirve este atlas? Se supone que este mapa permite contar con más puntos —geográficos— de referencia para calcular los riesgos ante el coronavirus.

Es decir, sirve para que las autoridades federales, estatales y municipales no se confíen y cuenten con la información necesaria para llevar a cabo los planes de reactivación, por ejemplo.

Lo más importante aquí, es que este trabajo está basado en un análisis geográfico y, por lo pronto, ya le echó un ojo a las zonas metropolitanas del país —que concentran el 60% de la población.

¿Y eso?, ¿para qué? Como saben, las principales zonas urbanas del país se colocaron como los focos de transmisión de coronavirus. Tal es el ejemplo de CDMX.

Y aquí la función del mapa de vulnerabilidad de las zonas metropolitanas (59) es ayudarnos a ver cómo se han expandido las cadenas de contagio de CDMX hasta el Estado de México y zonas de Hidalgo.

municipios-de-la-esperanza-coronavirus-vulnerables

Foto: Cuartoscuro.

Con este atlas, las autoridades tienen la oportunidad de crear planes para la movilidad, cobertura sanitaria o monitoreo de la reincorporación de las industrias.

Pero eso no es todo, el mapa muestra la distribución territorial de la población vulnerable que está expuesta ante el virus: ¿Cuál es esa población?, ¿a qué se enfrenta?, y ¿qué adversidades surgen en una crisis epidémica con esta?

coronavirus-nueva-normalidad-regreso-actividades

Foto: Cuartoscuro.

Si bien todos corremos el riesgo de contagiarnos de coronavirus, hay poblaciones vulnerables a las que el impacto les infringe un golpe mucho más duro —como por ejemplo, comunidades indígenas, población de adultos mayores de 60 años y comunidades de escasos recursos.

“Aunque todas las personas somos susceptibles al contagio, algunos grupos sociales lo son aún más en función de su condición de edad, la baja accesibilidad a infraestructura de salud, además de la densidad de población que facilita una mayor tasa de contagio. En ese sentido el estudio considera tres dimensiones de vulnerabilidad: la demográfica, de salud y la socioeconómica, explicó la UNAM en un comunicado.

Y esto hay que tomarlo muy en cuenta si queremos que el impacto del coronavirus no nos rebase como sociedad.

La zona metropolitana de CDMX

Lejos de los municipios de la esperanza están CDMX y el Estado de México. Esta zona metropolitana concentra sus áreas de vulnerabilidad crítica al oriente —en Nezahualcóyotl, Chimalhuacán, Valle de Chalco Solidaridad, Ixtapaluca, La Paz y el sur y este de Iztapalapa.

“En estos municipios y alcaldías, existen grados altos de vulnerabilidad demográfica, muy altos grados de vulnerabilidad en la dimensión de salud y grados críticos en términos socioeconómicos”, precisó la UNAM.

Ojo, no es el único, las zonas metropolitanas de Monterrey, Guadalajara, Puebla y Tlaxcala también se encuentran en esta lista de alta vulnerabilidad —¿la reincorporación a las actividades y “la nueva normalidad” están difíciles, verdad?