Pues… muchas señales de querer dialogar, no. Luego de que las FARC anunciaron su regreso a las armas, el presidente de Colombia, Iván Duque, así dio la bienvenida al grupo guerrillero.

“Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas”, señaló en mensaje el mandatario colombiano.

Para acabar de desacreditar el resurgimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Duque aseguró que el grupo está siendo apoyado por el gobierno de Nicolás Maduro quien, además, les otorga albergue en territorio venezolano.

Ayer por la mañana, el exlíder de las FARC, Iván Márquez, anunció que la guerrilla retomará las armas, esto debido a que el gobierno de Duque ha incumplido los acuerdos conseguidos en las negociaciones que hace unos años se sostuvieron en La Habana, Cuba (además del acuerdo de paz que firmado con el expresidente Juan Manuel Santos).

“Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar donde nacieron las FARC) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión”, dijo Márquez en un videomensaje de poco más de 30 minutos. “Es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana”.

Luego de calificar de “narcoterrorista” al resurgimiento de las FARC, Iván Duque informó que se reunió con el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, para solicitarle ayuda para ejecutar la aprehensión de Márquez y los excomandantes disidentes. “Ningún país puede albergarlos y por eso avanzaremos en la expedición de las circulares rojas de Interpol”, advirtió el mandatario de Colombia.

Por si andan en los límites de Colombia y Venezuela, y quieren entrarle al negocio de los cazarrecompensas, Duque ofreció 860 mil dólares a quien ofrezca información que lleven a la aprehensión de Iván Márquez. En la lucha contra el terrorismo el mundo nos acompaña”, aseguró.