Este lunes el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, propuso a la oposición adelantar las elecciones para renovar la Asamblea Legislativa. Retó a la oposición a medirse electoralmente y legitimar una institución que no lo ha hecho en cinco años, “para ver quién tiene el pueblo, para ver quién tiene los votos, para ver quién gana“.


Es importante que la Asamblea Nacional se encuentra en desacato judicial desde 2017, año en que fue tomada por la oposición.

Apenas a principio de este año, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela desconoció la junta directiva de la Asamblea Nacional, acusándola de incurrir en una “usurpación” de autoridad.

Esto implica que de acuerdo con el gobierno de Maduro, todos los actos que apruebe la Asamblea son nulos judicialmente hablando.

En el Palacio de Miraflores, Maduro afirmó que su gobierno cree en el diálogo, en la paz, en la “no invasión gringa”, en la “no violencia” y en la vida.

Explicó que han tenido una primera jornada de diálogo con la oposición con la mediación del gobierno de Noruega, misma que calificó como “muy positiva”.