El peor día de sus cortas vidas. En lugar de ser un feliz primer día de clases y volver a casa ante la sonrisa de su orgullosa familia, se encontraron con una casa vacía, nadie que los pudiera atender y una cruda realidad: sus padres habían sido detenidos. Después de la redada masiva de migrantes en Mississippi, Estados Unidos, cientos de niños vivieron momentos angustiantes.

“Por favor, por favor, ¿puedo ver a mi mamá?”, suplicaba entre lágrimas Angie, de 11 años, en una grabación que se volvió viral. La niña había visto cómo subían a su madre en uno de los autobuses.

Los agentes del Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una rama del centro de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) detuvieron a 680 migrantes que trabajaban en plantas procesadoras de alimentos. Esta operación es la mayor redada realizada en Estados Unidos en toda la década y —de acuerdo con la BBC es también la más grande que se realiza en un solo estado.

Cuando los niños terminaron su primer día de clases en Mississippi volvieron a casas vacías.

Los medios locales reportaron una imagen desgarradora: vecinos, activistas y desconocidos tuvieron que ayudar a los niños con algún pedazo de comida o llevarlos a un gimnasio comunitario para que tuvieran un techo donde pasar el rato. “Los intentaron calmar, pero la mayoría no paraba de llorar buscando a mamá y papá”, cuenta Alex Love, reportero de WJTV.

ninos-migrantes-detenidos-mississippi-redada-comida-padres

Foto: @AlexLoveWJTV

“Mi papá no hizo nada, no es un criminal”, repetía Magdalena, de 12 años, mientras aparecía frente a las cámaras de televisión.

Un día después de los arrestos a migrantes, las autoridades de Estados Unidos reaccionaron a la situación. De acuerdo con la BBC, casi la mitad de todos los detenidos quedó en libertad por una simple cuestión: razones humanitarias.

“A todos los detenidos el miércoles se les preguntó al llegar a los centros si tenían niños que estuvieran en la escuela o en la guardería y necesitaran ser recogidos”, afirman las autoridades migratorias gabachas en un comunicado. “En los casos en que se encontró que ambos padres fueron detenidos, se dejó a uno de ellos en libertad por razones humanitarias y lo llevó al lugar donde había sido arrestado. De la misma manera, se dejó en libertad a cualquier padre o madre solteros con un menor en casa por razones humanitarias”. 

Después de la redada en Mississippi en contra de los migrantes, las autoridades aseguran que ningún niño se encuentra actualmente sin padres.